Colombia: La UNICA ante VALS PARA KARLA o Plagio

Profesor WALTER DAVID ALARCÓN PEREIRA

 

Lamento mucho la tardanza en la redacción de este corto comentario, pero me voy a valer del hecho de que la palabra se crea en la medida de ser el fruto de circunstancias particulares e históricas y espero que esta excusa sea aceptada.

Considero la novela Vals para Karla  o Plagio una gran obra literaria. Como la autora lo manifiesta en el prólogo, es una obra para un público determinado, que gusta de la lectura amena, sencilla. Se lee con tal fluidez, que precisamente es esta cualidad la que permite sentirla tan clara, transparente.

La temática puede ser abordada en estos tiempos con tranquilidad en las metrópolis; sin embargo, en algunos espacios de nuestra muy católica Latinoamérica no dejará de ser extraña o tabú – en lo cual espero estar equivocado.

Al leer la obra se comprende el porqué se ubica dentro de un movimiento contradictorio que la autora llama realismo romántico - digo contradictorio ya que lo romántico debería ubicarse dentro de lo fantástico como bien podría pensarse. El romanticismo es evidente en el sentido platónico de la palabra en la manera como los personajes entrelazan sus vidas   y el realismo se evidencia desde el contexto de los hechos.

 En la obra se muestra un determinismo que coloca a los personajes en una imposibilidad real de disfrutar el  amor. Determinismo que lleva a los personajes a contraponer su realidad de responsabilidad familiar a la libertad de un amor más allá del género. El mundo se presenta como una posibilidad de encuentros y desencuentros. Ni las distancias ni las culturas son un inconveniente para el amor a pesar de constituirse en un riesgo político parea los personajes. 

Así,  la creación de personajes como Karla y Carolina es el producto de una gran capacidad de observación – y aquí se evidencia el tiempo de investigación. Igualmente la combinación de prosa y verso es un ingrediente que la autora maneja con propiedad y que deja entrever no solo su gran capacidad como escritora, sino también su habilidad para mezclar lo literario con el conocimiento político, social y sicológico.  

El encuentro de individuos procedentes de culturas como la germana y la latinoamericana que  difieren por procesos históricos que las han constituido como tales en la modernidad se ven avocados a encontrarse en la obra como una realidad que está produciendo un intercambio enriquecedor, pero que se presenta de una manera natural y casi instintiva.

En el mismo sentido, la obra permite deducir que la condición humana es igual en muchos aspectos de los seres humanos en cualquier cultura o país, es decir, demuestra que los seres  somos humanos en cualquier parte del mundo. Esta característica de la obra la ubica dentro de un contexto literario universal.  

El momento histórico en que se encuentran los personajes permite evidenciar parte de lo que se llama literatura comprometida, con la cual me identifico, ya que si la literatura no deja entrever parte del acontecer histórico, podría ser considerada netamente sicológica o mental, y no dejaría entrever las relaciones de poder reflejadas en los conflictos socio-políticos, lo cual considero que es un aporte a la toma de posición del lector ante la obra. La autora lo hace tan artísticamente que el lector casi no siente que está ante uno de los momentos históricos más decisivos y  que definiría la actualidad política y económica de nuestros días, por lo menos en los países a que se hace referencia.

Desafortunadamente no he leído las otras obras de la autora, pero, con seguridad, se evidencia un trabajo literario y profesional, al cual vale la pena acercarse.

 

M. Sc. David Alarcón

Licenciado en Filología e Idiomas de la Universidad Libre

Master en Lingüística de la Universidad Nacional de Colombia

Profesor UNICA  

Cátedras de Español, Colombia Indígena, Identidad Latinoamericana y Metodología de Ciencias Sociales.

 

Bogotá. Colombia, 1 de Mayo de 2011.