Vals para Karla

Plagio

Novela Ilustrada

ANDREA TUTOR, UniVersO Editorial Ovo, Santander, 2006.

 

 

Por Federico Lucendo Pombo[1]

Publicado en: Revista Hispano Cubana (Cultural), Nº 27, Marzo 2007, Madrid.

 

 

Autora consolidada y con un pasado de éxito en las Ciencias Sociales, que en el Otoño de su vida y tras su jubilación anticipada de su cátedra universitaria, nos recrea con su renacer literario del que ya hemos podido disfrutar del excelente libro, que hoy nos ocupa. Nos ofrece dos títulos para una obra: el primero es una caricia para el alma sensible y un afrodisíaco para los seres temperamentales. El segundo título, Plagio, Llama la atención una autora nacida en la Isla de Cuba y que al leerla no es posible ubicar su origen. Tal vez, sea por su mucho moverse por el mundo, por relacionarse con personas de diferentes latitudes desde edad temprana y por la mezcla de sangre de diferentes puntos de España, que lleva en las venas y componen su cultura personal, enriquecida con su contacto y

asimilación de lo mejor de la cultura de otros pueblos.

llama la atención y no es comprendido, hasta puede resultar una incógnita para los lectores que no hayan leído con antelación el Prólogo, donde se explica en qué sentido está utilizado el término; una acepción que en la actualidad pocos conocen y utilizan.Ya con ese título comienza a ilustrarnos esta profesora universitaria en su retiro santanderino y comenzamos a encontrar mayor significado al diseño de portada: dos rosas, dos mujeres, que al deformar la imagen se asemejan a dos tulipanes, símbolo de encuentro; el color naranja nos coloca ante las dos mitades de ese fruto: se complementan, que al igual que los ojos humanos no son idénticos, aún poblando un mismo rostro. Es evidente, que algo tuvo lugar en La Habana, que se nos muestra con una foto de El Vedado en marca de agua y, precisamente la palabra “Plagio” ha sido destacada en color plata. Debe decir muchas cuestiones más la portada, diseño de la propia autora y que contiene claves, al parecer, del mismo modo que el resto de las ilustraciones, pues al comentarle que eran ingenuas, se sonrió con malicia y señaló, que en lo absoluto.

Vals para Karla o Plagio se presenta en edición ilustrada, muy cuidada, primorosa. En esta novela se percibe el amor desde su texto, y en su elaboración. No puede negarse que fue hecha con amor y para cantarle a su amor. De facto, el tema central es el amor puro. Es una novela, que, como obra de ese género de la narrativa, usa ganchos para atrapar la atención del autor, pero que su autora ha declarado en su lanzamiento en Santander, que está basada en una historia real, aunque no es exactamente su conocimiento consciente de esa Historia.

La novela toma como escenario cinco países por los que ha transitado, hasta vivido la propia autora por largos años. No se mueve en los medios a que nos tienen

acostumbrados los autores nacidos en la Isla: se desarrolla en un ambiente universitario, entre estudiantes extranjeros en Moscú en la época del comunismo, pero no toca el problema social, sino que se mantiene en la misma cápsula en que fueron suspendidos los propios personajes en su etapa estudiantil. Hay un retorno a Rusia ya en edad adulta, con la madurez y experiencia de lo vivido, en los años de la Perestroika, de la Caída del Muro de Berlín y del Imperio Rojo. Una de las protagonistas se queda junto al Muro destrozado; la otra cruza el Océano y encalla en uno de sus trozos flotantes, cual corteza de alcornoque a la deriva llena de musgos y manchas, con alguna que otra hoja de laurel entre sus deshechos. La vida les aleja y ellas luchan por mantenerse unidas, contra viento y marea, a través de contactos esporádicos y una sensualidad, que desborda los límites de la amistad para convertirse en un romance encubierto, en melancolía, nostalgia, añoranza… Es una invitación al amor telepático para conservar una pureza de sentimiento superior a todo lo existente en términos materiales. ¿Será cierta tanta

pureza? Nicolás Guillén en uno de sus poemas dijo: “Que el agua pura/ era pura mierda”. Aunque, ciertamente, el agua de lluvia tiene un sabor excelente, insuperable, recogida en medio de uno de los paraísos terrenales de la Isla de Cuba.

Sólo se puede invitar a la lectura de una de las más bellas y apasionantes novelas de nuestro tiempo, de un amor que supera al de Romeo y Julieta, la que

obligatoriamente se convertirá en un clásico a las puertas de este siglo. Una excitante novela, que hace llegar al clímax mediante su fino erotismo, sin una frase vulgar ni de mal tono, con un estilo abrumadoramente receptible, que no permite separarse de la lectura con facilidad. Una novela que retornará a la juventud a los no tan jóvenes y será deleite del más amplio público: hombres y mujeres; jóvenes y adultos. Una novela para ser leída en la intimidad y disfrutar de su caricia a nuestro espíritu, de su sinceridad y realismo al tratar los temas sin abusar de la crudeza, con un toque romántico. Con estilo y lenguaje depurados, logra mantener su alto nivel de redacción y atención a lo largo de todo la obra. Abundante texto por páginas, lo que casi es una novedad en el mercado español del libro.

¡Damos la bienvenida a Andrea Tutor y al Realismo Romántico!

¡Bienvenida a la Autora literaria española, Andrea Tutor, y a la Ensayista Social cubana, Dra. Cary Torres!

 



[1] Federico Lucendo Pombo, Periodista, Director del Programa Radial de la COPE “La Otra España”, colaborador del semanario Gente de Santander, Revista Hispano-Cubana y otros medios, y Secretario General del Ateneo de Santander. Ha entrevistado a las más significativas figuras de la América Hispana, entre ellas la DRA: CARY TORRES V. en sus diferentes facetas a partir de 2003.