ANDREA TUTOR:
 la Poética del Neo Realismo Romántico

 

 

Madrigales

 

(POEMARIO)

 

PRÓLOGO

 

 

Este volumen, en su versión larga preparada para … está conformado con poemas seleccionados de cinco poemarios, terminados entre 2003 y 2007, los que permanecen inéditos. En mi calidad de Escritora Literaria, no me considero poetisa, propiamente dicho, del mismo modo que no se creyeron poetas Miguel de Cervantes Saavedra y Santa Teresa de Jesús, aunque sí puedo exhibir una obra poética, que supera en cantidad y calidad a muchos de los que sí se hacen llamar poetas. Soy consciente, de que no todos los poemas son redondos, sólo algunos, como suele suceder con todos los que nos hemos arriesgado a rimar, según el experto criterio del Dr. Soladaza, Doctorado en la Universidad de Navarra, precisamente en Poética, Filólogo y Profesor de Literatura Universal.

“… del infinito número de poetas que había, eran tan poco los buenos, que casi no hacían número; y así, como si no hubiese poetas, no los estimaba; pero que admiraba y reverenciaba la ciencia de la poesía, porque encerraba en sí todas las demás ciencias: porque de toda se sirve, de todas se adorna, y pule y saca a la luz sus maravillosas obras, con que llena al mundo de provecho, de deleite y de maravilla.”[1]

Para mí, la poesía ha sido una experiencia espiritual de contacto consciente con la Creación. A decir de Cervantes Saavedra, “… los llama Platón intérpretes de los dioses, y dellos dice Ovidio: Est Deus in nobis, agitante calescimus illo. Y también dice:At sacri vates, et Divum cura vocamur[2]. Pudiese decir, que he tenido una etapa poética. Las musas me han cantado durante un período superior a dos años, casi tres, han acariciado mi alma y mi espíritu; han convivido conmigo para cantarle a mis amores. Con su canto poético, me han conducido a un estado del alma sublime, que me ha permitido llegar a la Maestría Literaria en mi primera novela VALS PARA KARLA, que constituye la más viva expresión del Neo Realismo Romántico.

En el prólogo de dicha novela, lo nombro Realismo Romántico, al experimentar la necesidad de definirla e inscribirla en un Movimiento Literario concreto al sentir algo nuevo, distinto a todo lo leído por mí, y se toma en consideración, que son precisamente el romanticismo y el realismo sus dos centrales componentes; la forma de enfocar la narración. Además, este movimiento es una necesidad histórica y social, en el contexto actual, para ayudar al hombre, entendido de forma genérica y, con él, a la sociedad a superar sus depresiones, las enfermedades psíquicas y físicas, inducidas por la prisa, la agresividad mediática y artística, reflejada en la vida cotidiana, en la forma de hacer comercio, política y en las corrientes de pensamiento. A posteriori, le introduzco el Neo, es decir, Nuevo Realismo Romántico, al repasar los diferentes movimientos literarios en busca de similitudes y características diferenciales. Entonces, me sorprendo por no haber recordado, en su justo momento, a mi admiradísimo Balzac, en esas novelas monumentales de PAPA GORIOT e ILUSIONES PERDIDAS, la primera leída unas tres veces y la segunda, trilogía, que fue regalo de mis estudiantes del Instituto de Relaciones Internacionales de La Habana, ISRI, allá en 1985, en el Día del Educador, que convirtieron en deleite mi encuentro con el Realismo Romántico de la primera mitad del siglo XIX.

Procediendo de las Ciencias Sociales y, con una experiencia soviética importante, por mis estudios en Rusia y Ucrania, por los muchos años de contacto con el Realismo Socialista y con el Realismo Maravilloso o lo Real Maravilloso de Carpentier y Lezama, que más que precursores son los verdaderos fundadores, de lo que se trasnombró Realismo Mágico; sus dos figuras cumbres. Escritores admirados, por mí, por su solidez intelectual, complejidad y por el dominio de la Lengua Española escrita, por su derroche de palabras, hasta hoy insuperados; léxico, que por momentos es exagerado y llega, incluso, a sentirse un nivel importante de pedantería intelectual. No obstante, la exageración es una de las características diferenciales, y un tanto humorística, que acompaña al Realismo en la Lengua Hispana desde la primera mitad del siglo XX, inaugurado por Carpentier, seguido por Lezama y divulgado, al máximo, por los realistas mágicos de Latinoamérica. Pues, habiendo sido, ante todo, Científica Social, no podía menos, que ser realista, de hecho, el realismo u objetivismo debe presidir todo ensayo. Por otra parte, soy un ser, que ama apasionadamente, con una inmensa capacidad para el amor, pero en su expresión más sobria y aristocrática, porque, en definitiva, el verdadero amor siempre es aristocrático, sublime; se recrea en los detalles, en los pequeños gestos y da más importancia a una mirada, una caricia, al tono de la voz que a las más grandes muestras de afectividad y materialidad.

Soy una romántica, que suspiró con los amores estereotipados de Corín Tellado a edad temprana, pero que los superó con la lectura de los clásicos de todos los tiempos y géneros, y con la vivencia de dos grandes amores; casi tres: el primero, platónico; el segundo, hacia un bellísimo y galantísimo hombre y, el tercero y más profundo, hacia Mi Amada. En esta primera etapa, he cantado a éste amor, aunque viejo, más reciente, que ha estado marcado y precedido por la amistad, en una bellísima conjunción. Y, ha sido, precisamente, esa amistad y mi decencia, lo que lo ha enaltecido hasta el infinito.

Los poemas escogidos pueden ser definidos, como madrigales, en su mayoría, en esta versión ampliada y, a ello, se debe el título escogido para este volumen. Ciertamente, se había conformado un poemario de 54 páginas, que coincide con mi año de nacimiento y fue ampliado… Un madrigal es una composición poética, que expresa con ligereza y galanura, con gallardía y gentileza la delicadeza de un afecto.

 Además, se han incluido dos poemas, “Changó de Rojo” y “Sincretismo”, de Son de la Mulata, micro poemario escrito con una actuación extraordinaria en mi vida, pues tuve que bailar y sentir, cosa impensable para mí, la música y cadencia caribeña. De hecho, fue mi Santo Hermanito Raúl, quién bajó y presidió la interpretación y yo le serví de caballo espiritual. Por otra parte, decidí incluir un poema, que, si bien no responde a la definición de madrigal, sí lo considero un bello y delicado canto a la tierra, que me vio nacer, y a su historia socio-económica, “La Reina del Azúcar”.

Mi Padre me aleccionó, en una de sus cartas a Moscú, la última: “La belleza está en los ojos de quién mira”. En mi consideración personal, el Arte es belleza y todo lo bello es Arte, con independencia de que sea creación humana o de la Naturaleza. Del mismo modo, que todo lo feo es anti-arte, a pesar de las modas. Por tanto, coincido plenamente, con que Poesía es la expresión artística de la belleza por medio de la palabra cantada, a través de versos, que trasmiten sonoridad y una cadencia rítmica, llenándonos de la melodía del lenguaje, en este caso, a través de un juego de vocablos, de igual manera que las voces pueden manifestarse, como los instrumentos musicales más perfectos, incluso, emularlos.

Ella, la Poesía, puede ser simétrica y asimétrica, pero nunca arrítmica, aunque puede haber momentos de difícil sonoridad. ¡Ante mujer tan bella cómo no hacer poesía! Recuerdo, al principio de rimar, envié tres poemas a mi Amada, quien es además Mi Musa, del tercero de ellos no conservé original y, por ello, le pedí me enviase una fotocopia. Se lo pensó mucho y, casi un año más tarde, me envió la fotocopia de los dos que más le habían gustado y calado en su corazón, como diciendo: “Esa eres tú”. Siguiendo el juego, yo se los devolví al no ser el solicitado e insistí en el tercero, que, en realidad, era el cuarto poema salido de mi pluma. Bien, los poemas, que viajaron varias veces entre España y Alemania, de Santander a Berlín y de Berlín a Santander, fueron: “Mi complemento” y “Septiembre eres tú”, el segundo y tercero escrito por mí, como profesional. Ambos deben su título a que Mi Musa. Por más de un cuarto de siglo, ha insistido, en que yo soy su complemento, mejor dicho, que nos complementamos, y nuestro primer encuentro fue en el Septiembre de 1977 y a él está dedicado el poema. Así como su primera obra, un relato corto de 30 páginas, escrito hace muchos años, cuando, todavía, yo estaba en Cuba, antes de que yo escribiese Literatura. Lleva por título “September Blue”. Me he sentido Artemisa, conquistando a su pequeña Ninfa o Safo ante su más bella y amada discípula. Aunque, realmente, se dio de forma inversa. Mas, a mí,  fue a quién tocó cantarle al amor; conversar con mi Amada cautiva por medio de poemas, recitados en una cinta magnetofónica.

La Autora, Santander, 11 de agosto de 2008.

 

Nota: ANDREA TUTOR ha querido fotografiarse fumando y con su cenicero en la mano, a pesar de haber abandonado el cigarrillo en varias ocasiones y de forma definitiva en 1996. Ha querido trasmitir aquella imagen, con que la recordarán en esa etapa tan feliz en su vida, como la tienen que visualizar todos sus amigos y colegas de la Universidad de La Habana. Pues, con sus bellísimos ceniceros de cristal y eterna jarrita llena de té o café americano, unas veces traídos de Moscú y otra de Ámsterdam, se paseaba por el CIEI y el DES, por los salones de reuniones, por el despacho de la Directora o al cambiarse de escritorio o mesa. Por supuesto, la recordarán, como la DRA. CARY TORRES VILA, una muy joven, esbelta, elegante y refinada Profesora universitaria, en medio de un colectivo de Profesores, que le superaban en 15 años. Casi todos sus amigos y colegas del DES nacieron en 1939. Mientras, ella lo hizo en 1954 y la Lic. Haymeé Haydú, Especialista en Información Científico-Técnica, un día después, el 28 de Abril. Jamás, tuvo problema generacional ni conflictos con ninguno, y sus relaciones de trabajo y amistad eran muy fluidas. Al contrario, se sentía como pez en el agua entre sus compañeros, que la adoraban. Me refiero a los del grupo fundador del Centro de Estudios sobre Desarrollo (DES), adscrito a la Rectoría de la Universidad de La Habana y del Programa FLACSO-Cuba, los 5 primeros profesores fundadores: la Dra. Elena Díaz, Directora; la Dra. Martha Núñez, Sub-Directora, la Dra. Niurka Pérez, Lic. José Bell Lara y la propia Lic. Cary Torres, doctorada en 1990, y Haymeé Haydu, Técnico Docente, que entramos en 1985, provenientes del CIEI y el CEDEM..



[1] Cervantes Saavedra, Miguel de, Novelas Ejemplares, T. II, “El Licenciado Vidriera”, Colección Clásicos Castellanos, ESPASA-CALPE, Madrid, 1975, pp. 45 y 46.

[2] Ídem., p.46.