ANDREA TUTOR

justo, ahí estaba la casa de mi abuelo gallego. 
No la enciontréal llega, pero sí me mostraron,
 las que fueron las tierras de la familia celta.

Primavera en el Valle del Mao

 

 

Primavera, primavera gallega,

el Valle del Mao en la Primavera:

manto verde, tierno de española Hera,

forrado de pasto, allá, la bodega.

 

TEIXIZ, lugar mágico, maravilloso,

donde brota el agua de la tierra:

riego natural, fluido delicioso.

¡Mana de la fuente! ¡Bebe, Nueva Hera!

 

Aquí un dedo, acullá otro afluente,

cual enguantada palma verde de mano;

figuran ser cinco, mas, son veinte[1].

 

¡Juntan druidas los dedos de la mano;

desperezas vigoroso, valiente!

Pleno de primavera ruges, ¡Omano!

 

Santander, España, 20 de Julio de 2011.

 

 

 

 

 



[1] Se usa en Veinte en este juego poético por ser el número de la bellaza.