ANDREA TUTOR

 

CREADORA DEL REALISMO ROMÁNTICO DEL S. XXI

 

                                              

 

 

Subido a Internet: Viernes, 8.7.2011 en Santander, España        

 

A Bonifacio Byrne

 

 

A diferencia de Bonifacio,

no me molestan otras banderas,

mientras esté izada la primera,

de la que bebimos leche en su regazo.

 

La bandera no es un trapo,

es símbolo de pertenencia e identidad;

aunque te cambien la nacionalidad,

no te puedes convertir en sapo.

 

El hombre lucha por la igualdad

entre reformas, guerras, revoluciones,

momentos de paz y canciones,

en un proceso que tiende a la eternidad.

 

No obstante, coincido con Bonifacio,

al preguntar por su bandera,

que también es mía y era

la que quisieron romper en pedazos.

 

Por ello, lo cito en este espacio,

refiriéndome a las dos,

a la de mis abuelos

y bajo la que nací yo:

 

“Si deshecha en menudos pedazos

llega a ser mi bandera algún día...

¡nuestros muertos alzando los brazos

la sabrán defender todavía!...”

 

La pasión de Bonifacio

me hace pensar en la soberanía,

que atrapada en la Economía,

escribió el prefacio

de una entrega por una cuantía

a los vecinos o a los de la lejanía

y nos convirtió en batracios.