“El Maestro a través de la Pupila”

Crítica a la III Muestra Individual de ANDREA TUTOR

 

 

 

 

I

 

Ser Pintor conceptual es ser Intelectual, un Intelectual Superior. Precisamente, en ANDREA TUTOR se percibe, en cada uno de los cuadros y dibujos, una mente preclara, con ideas elaboradas de forma precisa, coherente y en la que se intervinculan todos sus conocimientos profesionales, con independencia de la materia.

Si un cuadro pudiese ser representativo de lo anterior  es “Castro en quinta acepción”. En él, se percibe a la Intelectual y Científica Social, a la Especialista en Relaciones Económicas Internacionales y a la Hispanista en una aparente marina muy sencilla, jamás simple: un paisaje  con el mar en primer plano y, en el cual, la profundidad de los planos está excelentemente lograda. ¡Un cuadro de gran profundidad! Tal vez, esa sea la clave de haber llamado y centrado una importante atención por parte de los visitantes de la Exposición durante los 10 días oficiales, y 12 efectivos. Y, en ello, no sólo ayudan los planos marcados, sino también la selección de los colores.

“Castro en quinta acepción” es un título surgido por la búsqueda de comprensión del cuadro bosquejado con una brocha 18”, en que quedaban restos de pintura azul, sobre un playwood[1] barnizado. Hubiese sido ideal, que la Artista, en lugar de aplicar el óleo, lo hubiese reproducido en otra tabla. Y, tuviésemos, ahora, dos cuadros impresionantes, los mismos y distintos: uno, el bosquejo; otro, el óleo. El genial bosquejo, hecho en unos segundos, ante la lavadora en la cocina del Estudio de Santander, bailando y cantando: “Master, Master; Master, Master…”.

Por otra parte, ha sido una omisión imperdonable, por no cansar a los presentes en el Acto Inaugural y no sobreactuarse, que la Artista Plástica no hiciese más presencia poética en el canto a sus cuadros en el transcurso de la Actividad Inaugural. Los Invitados hubiesen agradecido el poema “Acepciones”:

 

Castro: diversas acepciones;

 mas, dos sobran, donde falta otra.

¿Aldea pretérita del pueblo celta

o fortificación en la Romana Iberia?

 

Conglomerado hacinado,

iglúes de piedra

de techos de paja

o de pizarra gallega.

Juego de canicas,

otrora, piedras.

 

¿Pueblos mezclados

de amos y esclavos,

traídos y sumados

por la europea tierra?

 

Tal  vez, pedrusco anclado

en medio de la marea,

algo separado de la tierra:

orgulloso, plantado,

erguido, desafío,

cual alcanzable meta.

 

La mar espumosa

de olas inquietas

lame la costa

o golpea la piedra.

 

De un lado, América;

del otro, Europa;

Castro les observa

y no le gusta

ni la una ni la otra.

¿Acaso el MEP[2] toca?

 

¡Y, la Casa Amarilla,

en la vieja Europa,

a todos mira,

y cuestiona!

 

Castro la colmena,

la miel brota

de la agujereada cera;

endulza la boca.

 

¡Hacia el castro,

avanza la aurora!

 

Tras bosquejar el cuadro, sintió necesidad de saber, por inspiración, cuáles eran todas las acepciones del término “castro”, apellido de los Gobernantes cubanos, y consultó el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, según sus palabras en el recorrido a toda la Muestra exhibida el 15 de Marzo. Entonces, supo qué había pintado. Puso un primer título “Marina castro”, luego, prefirió modificarlo al haber escrito el poema. Ello expresa el elevado nivel intelectual e intervinculación de una obra maravillosa, en que no sólo hay experimento, sino, y ante todo, la mirada inquisitiva de la Investigadora en busca de explicación a su propia Obra.

En la pareja de tulipanes: flor que le encanta a la Pintora, símbolo de declaración de amor y encuentro; flor de origen persa, a pesar de la errónea creencia, que le sitúa en los Países Bajos, donde se ha reproducido de forma excepcional, pues, un no buen observador cree ver dos flores casi idénticas, que escogieron el lugar más adecuado a ellas: la zona Norte del Salón Principal del Hotel Real de Santander, con “Victory” de compañera, al que se hará referencia. En ellas, la Autora utilizó diferentes combinaciones técnicas con aparente igual resultado: en el primero, el más robusto, y primero pintado, creció a un óleo, entretanto, el otro es óleo puro, sin intervenir siquiera

la mano de la Dibujante. Deslumbrantes en el contexto expositivo, aún con baratas enmarcaciones provisionales.

Un interés especial despertó “VICTORY”, sin contar con la iluminación adecuada en todo momento. Aparentemente ingenuo, cual dibujo de niña pequeña, bueno, no tan pequeña, y con un mar, cuyo horizonte aparece inclinado y que la “Pupila” confiesa, necesita ser mirado, desde el tercer cuadrante matemático o segundo en Dibujo. Por lo menos, así fue cómo lo pintó, cual visto desde otra dimensión. En la pintura, sobrevuelan las 3 palomas-gaviotas, pintadas por la todavía aficionada en 1998, Año del Espíritu Santo[3].

Este cuadro parece tener una interpretación, que escapa a lo netamente simbólico para ser una interrelación entre la humana y la DIVINIDAD. Aunque la Pintora lo denomina “Victory” por un conjunto de coincidencias: LXIII (63) Aniversario de la Victoria Soviética sobre el Fascismo alemán y haber saludado, unos momentos antes, a 3 mujeres con el nombre de Victoria en la Parroquia Santa Sofía, pues, se debe a una visión, en forma de flash, al poner su mano sobre su escritorio, donde estaba editando el poemario Madrigales, en su versión de 54 páginas.

Pudiese tener otra interpretación, que escapó en su momento a la propia Pintora, la V es 5 en números romanos, también, la letra inicial del Viernes, día en que tuvo lugar a visión, que, en su centro, según explica ANDREA TUTOR, la V estaba sobre color blanco. Esto nos estaría hablando de VENUS: AMOR y BELLEZA. Inclusive, en una sola V se resumirían 3V: VENUS, su día de la semana: Viernes y el número de su día 5[4]. Tal vez, sea posible inferir, que fue quién guió y dio la Gran Victoria en la II Guerra Mundial a la URSS y los ejércitos aliados. Acompaña a la V un check-mark, el signo de aprobación[5]. ¿Será VENUS el ESPÍRITU SANTO? ¿Serán las 3 palomas-gaviotas la confirmación? Es posible, que se necesite un tiempo más para conocer el exacto significado del declive en el horizonte.

La V en color plata habla de pureza de Espíritu; el círculo dorado, de perfección imperfecta, condición necesaria para seguir avanzando, mejorando, creciendo, evolucionando hacia delante, tendiendo a la perfección, cual meta alcanzable y perfeccionable al mismo tiempo. No obstante, en la visión, el círculo es una circunferencia perfecta, que irradia rayos dorados.

En general, la Muestra ha impresionado por su colorido y lo que algunos llaman diversidad de estilos, contando con el visto bueno del público profano y preferencias divididas entre uno u otro cuadro y, en particular, ha llamado la atención lo novedoso de su técnica Ball Pin Pin, que algunos llegaban a exclamar: “¡¿Con bolígrafo?! ¡No puede ser!”. Los cuadros a bolígrafo sobre lienzo salieron muy bien parados a los ojos del público, que desfiló por el Hotel Real: habituales, huéspedes y nuevas caras, atraídas por la Pintura de ANDREA TUTOR.

El estilo de ANDREA TUTOR está marcado por un acercamiento, en gran medida autodidacta, a las técnicas, y a los diferentes materiales y medios, por el avance en el dominio de los instrumentos, el crecimiento del Dibujo a la Pintura; por un estudio libre de la Historia del Arte, y el tratamiento y soluciones, que dan algunos Maestros para conjugar escenas o lograr un tránsito en las diferentes partes de un cuadro. Hasta el momento, la única obra de ANDREA TUTOR, “MI PAPÁ MIRA CON AMOR”, que ha necesitado de una transición de escenas y de  un avance conceptual, es más, interiorizar una situación prolongada en el tiempo y no comprendida, para sacarla sublimizada a nivel de consciente y, luego, conocer de la existencia de una situación compleja, que ha marcado su vida en los diversos planos: real, ideal, astral.

Continuando con el estilo, resalta el dominio y seguridad en el trazo con bolígrafos, presumiblemente con lápices y otros instrumentos del Dibujo, sobre todo, de la escritura manual, que son, en definitiva, los que más ha usado desde la niñez. Hasta ahora, no ha utilizado carboncillo y se ha aventurado poco en el retrato, aunque en algún estudio se asoma la retratista, que aún no es.

 


El uso reiterado del bolígrafo, instrumento que mejor domina, lleva consigo un riesgo importante a la hora de la corrección al ser mucho más difícil enmendar los errores. Además, el barniz necesita de mayor cuidado; siempre se está ante el temor de la disolución de parte de la obra, con independencia del soporte: tabla, lienzo o cartón reciclado. También, es más difícil cubrir correctamente los trazos o se ve obligada a cargar la mano en la cantidad de pintura, cuando hace crecer o no, o sólo varía al acrílico o al óleo o combina técnicas sobre un cuadro en la técnica Ball Pin Pin. Asimismo, muestra maestría en el reforzamiento de las líneas a mano alzada, que ya había señalado, en 1974, su Profesor de Dibujo Técnico de la Facultad Preparatoria de la Universidad de La Habana, Lic. José Luis Rodríguez, antes de viajar a la URSS a sus estudios universitarios: Rusia y Ucrania, en orden inverso.

Más que ante diversidad de estilos, que expresaría la búsqueda de un estilo cómodo o el tanteo aquí y allá, parece más adecuado hablar de creatividad, de una personalidad artística muy bien definida y que no busca en otros, sino en su interior, en su intelecto, que intenta huir de la reiteración y enfila su mirada a la innovación creativa.

El estilo de ANDREA TUTOR es diferente, marcadamente personal. ¡Nuevo! Hecho, del que ya ha dado muestras en toda su Obra, a lo largo de su vida profesional, como bien señalaba en la primera mitad de los ’90, s. XX, la Profesora de la Universidad de La Habana, Dra. Miriam García Aguiar, y han hecho referencia críticos y lectores, incluso, anteponiendo sus artículos de opinión, con un tratamiento fuerte de los temas y la suavidad infinita de su pluma literaria, de su novelística ante todo. Una pluma o teclado, que acaricia al alma, que enamora, y brochas, pinceles y bolígrafos, que elevan el alma en la contemplación, la llenan de certezas y claridades, aún ante el predominio de las curvas o contribuyen esas curvas suaves a la caricia de la mirada. No hay colores ni contrastes estridentes, materiales mezclados o tirados para impresionar o parecer novedoso, sino una obra cuidada, que es guía y complemento, a la vez, de su carrera literaria. Es la expresión desde las Artes Plásticas del Romanticismo Realista, de un Realismo Romántico, enriquecido por su experiencia vital, por la grandiosidad de sus sentimientos. Y, ha luchado para que las bajezas humanas no marquen, negativamente, la belleza de su Obra.

Viernes Santo,  6 de Abril de 2012, H: 21:18

 

 


“El Maestro a través de la Pupila”

Crítica a la III Muestra Individual de ANDREA TUTOR

 

 

En la foto, frente a la Escuela Normal[6], sobre la columna el primogénito de el Maestro Don ANTONIO TORRES I FLOTATS en 1906, vestido con ropa de montar, PAPÁ de la Dr. Prof. Cary Torres, alias ANDREA TUTOR, de pié el hermano que le sigue, padre de la esposa del Maestro Jesús Ortega, Concertista de Guitarra y Profesor de la Universidad de Arte de La Habana (ISA)

Autor de foto postal, tomada de las postales comercializadas de Santiago de Cuba: DON ANTONIO TORRES I FLOTATS, alias ANDRÉS TUTOR.

 

Postal tomada de una colección de Internet. Se parece a su benjamín y duodécimo hijo a esa edad. Repetía con insistencia: “Lo miro y me parece estarme viendo a mí de pequeño"

          

 

Cámara similar a la de DON ANTONIO TORRES I FLOTATS, alias ANDRÉ TUTOR, con que se tiraron las fotos de la postales de Santiago de Cuba y otras de la época

 

 

 

II

 

 

Desacertadamente, El Diario Montañés al referirse a ANDREA TUTOR apuntaba la “pintora cubana”. Vuelve a repetirse el mismo error en Santander, que ya desde el MGIMO (Universidad del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia) fue corregido en 2008, calificándola no como “Escritora cubana, sino universal”, en la crítica especializada a su novela “VALS A KARLA o la novela moderna vista desde Moscú”. La calificación de un Escritor o Pintor, de un Intelectual, no responde a su nacionalidad concreta o a su país de nacimiento, sino a su proyección temática. Si ANDREA TUTOR,  es decir, la Dr. Prof. Kary Torres-Flotats,  pintase toros, corridas, vendimias y otros temas costumbrista ibéricos no sería posible calificarla por su país de nacimiento. Curiosamente, estaban en la foto de El Diario Montañés[7] dos cuadros: “La Barca de Oro”, reflejo o resultado de un paseo interiorizado por la española Playa de Los Peligros de Santander, llevado a su expresión abstracta o impresionista, no pudiese definir con precisión, y un magnífico mamey colorado, en que se combina lo natural con su expresión simbólica, una pepita de oro, es decir, la semilla color oro, que significa amor, riqueza y poder.

El mamey es una fruta oriunda de Cuba, una fruta deliciosa, incomparable, exquisita, inigualable. Aquí, se tendría a una Pintora, que se encuentra vinculada a sus dos nacionalidades, hasta el momento. No diríamos, que es una Pintora santanderina, aunque se haya inscrito legalmente en Los Juzgados de Santander con pleno conocimiento y decisión propia, como un día SU PAPÁ la inscribió en el Juzgado de El Cristo, provincia de Santiago de Cuba,  sin su conocimiento, cual bautizarse por su convicción o por la de sus padres. ¿De dónde es ANDREA TUTOR? Habría que preguntarle a la Escritora y Ensayista, devenida también en Pintora. Con seguridad, respondería: “De dónde he sido feliz, libre y respetada; amada, aceptada y no excluida por mi nacimiento”. Por cierto, la Intelectual ama a todos los países, en que ha sido aceptada y querida, respeta su dignidad humana. ¡Y le encanta, se extasía con la belleza del entorno santanderino!

Es llamativo, cuando no loable, que sus cuadros se insertaron de forma excelente en el marco de la sobriedad y distinción del Salón Principal del Hotel Real de Santander. Inclusive, el elegantísimo piano de cola no restó valor y atención sobre los cuadros y, en particular, a “La Barca de Oro” y al “Mamey con Pepita de Oro”. Al contrario, lanzó el mensaje de una gran Artista capaz de llenar su obra pictórica cualquier salón elegante y que precie el buen gusto, la belleza. Del mismo modo, quedó enmarcado de forma sorprendente la entrada del Restaurante “El Puntal”. La vista de “El Puntal” iluminado, con sus puertas abiertas, su enorme columna verde y la panera de plata, en un abrazo con “La Barca de Oro” y “Victory”, fue verdaderamente fabulosa, inclusive vista desde el Bar a través del pequeño saloncito con fotos de la Familia Real. Por 12 días, se pudo gozar de la expresión plástica del Realismo Romántico del s. XXI de la mano de su Creadora.

 

 

 

 

Estamos ante una Pintora, que ya vimos en su faceta de Ensayista y Escritora, Creadora de un Movimiento Literario y Artístico en el siglo XXI, gracias a la solidez de su formación universitaria, aunque no sólo, y a su desarrollo dentro de universidades, y posterior, para no hablar de sus orígenes, en los que destaca la figura cumbre del Su Abuelo Paterno, el MAESTRO  DE ACADEMIA ANTONIO TORRES I FLOTATS, alias ANDRÉS TUTOR. Pues, estamos ante una Pintora, que tras haber transitado y vuelto a las Ciencias Sociales, con éxito y plenitud de forma, una Intelectual en la plenitud de su desarrollo, que no gusta de definiciones territoriales, sino de avances, gradaciones, progresos e integralidad en el conocimiento y crecimiento intelectual. ANDREA TUTOR, DRA. PROF. KARY TORRES, es, ante todo, una Intelectual polifacética, una polígrafa capaz de adentrarse en diversas ramas del conocimiento con el mismo éxito que en el Ensayo Social desde la Economía hasta la Sociología con incursiones en la Historia, la Escritura Literaria, la Hispanística y la Pintura. Se pudiese denominar “Diplomática del Pincel” en las Artes Plásticas del mismo modo que se califica a sí misma “Teórica del Lesbianismo en la Universidad de La Habana”.

Adentrándose, de nuevo, en la III MUESTRA INDIVIDUAL DE ANDREA TUTOR, que tuvo lugar del 14 al 26, con Acto Inaugural el 15, contando los días efectivos de exposición de sus cuadros, en el exclusivo HOTEL REAL DE SANTANDER, único lugar público santanderino de su predilección, sería justo detenerse en dos cuadros, que forman un conjunto, aunque con enmarcaciones diferentes: “Valle” y “Asimetrías del Campo Florido”, que la Autora estuvo tentada a llamarle “Alegría” en calidad de título alternativo. Ambos cuadros son paisajes simbólicos, realizados de forma diferente y sin la intención original de que fuesen una pareja. Son cuadros alegres, llenos de colorido con predominio del verde, color que va tan bien con la Pintora, cuyo signo es Taurus, por tanto, es su color, sobre todo en esos alegres matice primaverales. Árboles ingenuos, infantiles, similares a algunos dibujos de su infancia, que reflejan la redondez del follaje de muchos árboles frutales de Cuba. Las asimetrías comienzan en el primer plano: una entrada con barandas doradas, a la izquierda una planta robusta, recostada al madero dorado; pudiese expresar la grandeza de lo femenino, ante un puente escoltado por dos hileras de flores, siempre superando la dimensión de la izquierda, donde en el plano posterior se encuentra un campo de golf y, frente, su complemento productivo: una granja, lugar de reproducción de delicias alimenticias, que formará parte de los manjares tras el deleite del deporte. También en primer plano, hay agua fluyendo y jardines, mientras que el campo abierto está lleno de flores y múltiples senderos, cual jardín natural.

Entretanto, en “Valle”  predomina la sabana inculta, cual espacio abierto para el trote de un caballo, que no está visible. Con posterioridad y para que formase un conjunto con el  “Asimetrías de Campo Florido”, se le añadió un pequeño lago y parte de una granja, por el excelente efecto y mejor lograda parte del cuadro, de hecho, la granja de “Asimetrías de Campo Florido” atrapa la vista del espectador, aunque con la iluminación del Hotel Real son otras partes que destacan, resaltando la entrada una vez salvado el puente, los árboles frutales; fluorescente se presenta el campo de golf, que del plano posterior se hace protagonista junto con la entrada, cual capicúa en el dominó. Precisamente, por esa puerta apareció la luz[8], se detuvo delante de la puerta para formar, junto con ésta el signo de Libra, dando la señal de inicio de la Actividad Inaugural en Jueves.

La ilustración de la novela VALS A KARLA constituyó el punto de partida de la carrera profesional en las Artes Plásticas de ANDREA TUTOR, que retoma sus primeros dibujos infantiles olvidados en el tiempo, cual ejercicio didáctico, y su afición o entretenimiento en sus clases de Bachillerato, en que llenaba sus libretas de dibujos, que, en mucho, presentaban ya similitudes con la ilustración y el dibujo con bolígrafo de hoy, que hace presencia también en sus cuadros en otras técnicas. Además, los dibujos de 1998, en que, con bolígrafo, en contraportadas verde claro de una revista especializada en Economía, que recibía de Londres todavía en su jubilación de su Cátedra de la Universidad de La Habana, pintó, por separado, tres ejemplares de la paloma-gaviota, una casita de cristal con una margarita atrapada dentro con una sola salida, mientras fuera brillaba el Sol, y la Cornucopia de la Abundancia.

Se ha hablado de la  exactitud y seguridad en los trazos de líneas de diferentes curvaturas sin el uso de instrumentos de Dibujo. Ahora, es oportuno detenerse en el simbolismo de esas líneas rectas y curvas, unas veces enfrentadas y otras haciendo alegorías mitológicas, conjurando o profetizando o simplemente trasmitiendo, en el conjunto, belleza. Lo curioso es que la Dr. Prof. Kary Torres-Flotats no comulga con el Vanguardismo a toda costa, pero sí comparte con él algunos puntos de contacto, como la suma de lo simbólico y lo natural, lo imaginario o ideal y lo real; la realidad percibida y, luego, convertida en idea, en que la percepción es un tanto diferente a lo natural real, llegando a una representación no exacta de la realidad y a paisajes de memoria, que conjugan lugares diferentes o elementos, que centran la atención de la Artista, muy a pesar de su Realismo, que no llega al Naturalismo.

Su no comunión con las tendencias modernistas tan en boga, sobre todo, en el siglo XX, tras un enfrentamiento voraz con el Realismo Naturalista de la Academia y Pintores Academicista, que les superaban en dominio de técnicas, perfección de sus cuadros y en el estudio histórico, es decir, la fundamentación histórica de sus Obras, pues, su no comunión fue sembrada por el MAESTRO DON ANTONIO TORRES I FLOTATS, a través de su primogénito, su queridísimo, admiradísimo y mimadísimo hijo mayor, el niño prodigio de Santiago de Cuba, el PAPÁ de la Pintora, DON ANTONIO TORRES-FLOTATS Y GARCÍA DE TINEO-FERNÁNDEZ-SANTAMARÍA, a quien considera su primer Maestro en todas las asignaturas, su iniciador en el Dibujo con explicaciones y lecciones prácticas a edad muy temprana, y Consultante hasta su salida a Rusia. Aún ante este posicionamiento con raíz familiar, la Artista no huye del encuentro entre las dos tendencias en líneas generales: determinantes o contrapuestas, experimentando con intensidad la fuerza del símbolo, de los lenguajes onírico y subliminal, incluso, usando de forma puntual el automatismo en la pintura, por ejemplo, en el boceto de “La Barca de Oro”´; el puntillismo, en el tratamiento de algunos fondos, sin entrar al origen del puntillismo y otros fenómenos, que acompañan a esos movimientos artísticos, que ya a finales del siglo XIX e inicios del XX el Maestro DON ANTONIO TORRES FLOTATS catalogaba como pintores en contacto con lo oscuro, por decirlo de un modo abreviado y sin entrar en explicaciones, que nos desviarían del tema.

Este simbolismo presente en la Obra de ANDREA TUTOR, particularmente en la ilustración,  y que fue incomprendido por algunos de sus lectores y colaboradores, señalándolos cual ingenuos, simples, que no trasmitían mucho o no veían relación con el texto. Ello habla más del desconocimiento de otros modos de comunicación, de la diversidad de lenguajes en la expresión del intelecto. Según varias enciclopedias consultadas, el simbolismo en el Artes es una expresión idealista contrapuesta al Naturalismo, el Positivismo y el espíritu científico de la época. Fue definido como “el arte que materializa mediante símbolos (formas) las ideas que genera el acto artístico. También, en el simbolismo del último tercio del siglo XIX, se hace referencia a las alusiones alegóricas, al arte visionario y místico. Este movimiento tocó no sólo las Artes Plásticas, sino también la Literatura y, en particular, la Poesía, y hasta la Música, con nombres tales como W. Blake, Runge, Bresdín (Artes Plásticas)  Baudelaire, Mallarmé, Rimbaud  (Literatura), y Debussy y Fauré (Música) entre otros. Dicho Simbolismo, surgido en Francia, se extendió a otros países de Europa y otros continentes, fundiéndose o formando parte del impresionismo, el abstracto, y otras ramas del modernismo y vanguardismo, que fueron muy bien acogidas por los medios sociales.

En ANDREA TUTOR, sobre todo en su ilustración y dibujos, la figura retórica con trazos aparentemente simples guarda estrecha relación con la metáfora, que sustituye a una realidad intensa, de fuertes emociones y ofrece una imagen, que da margen a la interpretación y a la comprensión de actitudes humanas.

Este corazón con cuernos, enfrentando a un florero también con cuerno, que ha intentado reconvertirse en unicornio, que fue expuesto los días Jueves (22), Viernes (23) y Sábado (24), forma parte de las ilustraciones de  la segunda novela de la Escritora, Ensayista y Pintora, SON DE CAROLINA/ KAROLINA’S SON. Constituye la expresión artística en forma simbólica de una situación tensa, que tuvo lugar y dio origen a la novela tan solicitada por los lectores, la continuación de VALS PARA KARLA; le acompaña una Karla, mujer encerrada en sí misma sin cabeza propia y que se autosatisface, se autoconcibe. Con estos dos ejemplos, parece ser suficiente para percibir el simbolismo en la obra pictórica de la Científica Social crecida a Artista. No obstante, no se quisiese terminar este tópico sin mencionar uno de los dibujos, ilustración en sus inicios, crecido a cuadro, que ha gozado desde su aparición en las páginas de VALS PARA  KARLA de la predilección de los lectores y de los que han recibido en regalo[9] variantes de él, “Kryon: Historia y Religión”:

Cuadro en la técnica Ball Pin Pin en algo recuerda la propia firma de la Escritora y Pintora. Ha sido rehecho, y varía un tanto la interpretación actual a la inicial, para presentar el Sábado, 24, en la III Muestra Personal “ANDREA TUTOR EN EL HOTEL REAL”, sustituyendo al único cuadro que no era de su autoría: “Los Iluminados” (1987) del Precursor del Movimiento Artístico RAÚL TORRES-FLOTATS, de quien es continuadora de su obra tan sólo iniciada. Ese cuadro fue presentado por el Natalicio de su HERMANITO: 16 de Marzo de 1963. Un cuadro oscuro, hecho con escasos materiales, que tenía a mano, al sentir la necesidad de expresarse artísticamente, en que, con rayos de luces, se destacan los contornos bien definidos de dos figuras, que son tres, en realidad, los modelos.

 

La Obra, que combina su realismo, su romanticismo y su mente objetiva, que se debate entre el Materialismo y el Idealismo, a través de experiencias místicas, que le han llevado a incursionar, estudiar y expresar ese misticismo, entre aceptaciones y rechazos de su parte. ANDREA TUTOR no ha permitido, que su experiencia mística anule a la Intelectual, ni que los círculos religiosos le impongan una vida mojigata, de la cual lucha por escapar, por liberarse y lo hace a través de su Obra, y luchando contra las fuerzas del oscurantismo, que siempre es ignorante. Tal vez, el cuadro “Carolina”, que parte de una ilustración de VALS PARA KARLA, logre expresar, como ningún otro, en contraposición con la ilustración de la serpiente de dos cabezas en forma de 2, una aproximación, desde las Artes Plásticas simbólica a la Sabiduría tan vilipendiada desde el Catolicismo oscurantista, el que al más sagrado y elevado Don del ESPÍRITU SANTO : _la Sabiduría_ es colocada en el árbol del infierno[10]. Pues, en ese cuadro, que combina las técnicas  Ball Pin Pin, acrílico y la purpurina, un cuadro que fue elaborado en el transcurso de un año, primero en oro y plata, conjuga los colores del Arco Iris y en esos ojos, que son glándulas mamarias a la vez, está el símbolo de la Sapiencia, los ojos de la lechuza, de los que estudian en las noches hasta altas horas para enriquecer su mente, su bagaje cultural. Est@s son, en definitiva, las puntas de lanza del progreso, del desarrollo, los que llevan hacia delante el saber y las sociedades.

El siguiente cuadro en Ball Pin Pin sobre lienzo, que muestra la belleza de los trazos, sin aparente significación y cargado con las palabras mágicas “Alegría”, “Felicidad”, “Saludos”, “Hola”, la mayoría escritas en Lengua Rusa, confirma la atracción sobre los espectadores por esta novedosa técnica y la belleza de las combinaciones de curvas y figuras geométricas o manzana y huevo. Una vez, preparado el soporte, el cuadro fue diseñado en unos segundos, tras dos copas de vino Cariñena, lugar de nacimiento de su abuelo catalán de Cariñena, es decir, su Maestro y Tutor en las Bellas Artes. La velocidad fue asombrosa, al terminar dejó caer el bolígrafo sobre el lienzo y exclamó: “¡Eso es genialidad! Mañana refuerzo las líneas”. Es un cuadro sobrio y bello, aún sin enmarcar, completamente distinto. Sólo comparable con “Kryon: Historia y Religión”

No se puede concluir el recorrido crítico por la Muestra sin hacer mención a un cuadro, que no le favorecía la ubicación, sin embargo, está muy bien logrado tanto por el dibujo previo como por el tratamiento de colores y distancias, en los que predominan dos planos y, dentro de estos planos, hay diversidad de planos hasta llegar a un tercer plano, que estando no está tan marcado como los dos mencionados, el cielo. Este cuadro ha sido el primero hecho por la Pintora, cual encargo, y constituyó un crecimiento en su carrera pictórica, un acercamiento a la meta planteada: crecer a la Academia sin abandonar lo simbólico y su novedoso estilo. La pintura en cuestión es “Cabarga vista de mi ventana”, sobre la base de un boceto, que acompañó el cuadro, realizado desde su Estudio de Pintura de Santander. Este es un cuadro, que permite ser pintado con diversidad de colores y matices, porque es un paisaje cambiante; es una vista capaz de impresionar, emocionar a las personas sensibles, a los amantes de la belleza.

 

 No se recorrerá uno a uno todos cuadros presentados en la III MUESTRA “ANDREA TUTOR EN EL HOTEL REAL”, porque sería muy largo este ensayo crítico sobre la Obra Plástica de la Autora, con lo expuesto hasta este punto parece ser suficiente en la comprensión de la importancia de su expresión artística y de su crecimiento profesional, del carácter diferencial de su Obra, elevado nivel de elaboración intelectual y espiritual,  y la integralidad y complementariedad de la Obra de un genio, que está aquí, en cuerpo humano. Y, tiene una importante obra de calidad acumulada, que abarca varios campos del saber y, sobre todo, el literario, desde la Novelística hasta la Poética, pasando por varios subgéneros de la Narrativa. La III Muestra ha demostrado, que ANDREA TUTOR es una Pintora profesional con estilo y carácter propios.

Es evidente, que aún le falta avanzar en algunas esferas técnicas, como el conocimiento de los medios, en el propio Dibujo Artístico, y tratamiento y solución de pinturas más compleja, en las que se ha propuesto avanzar. Es imprescindible para la Pintora recibir lecciones de Dibujo Artístico para crecer a retratista y para pintar, con éxito, la figura humana en primeros planos, así como animales, de los que hasta ahora ha huido en su pintura.

La III Muestra Individual no fue estática, sino que la Pintora fue mostrando, junto a la Muestra inicial cuadros en menor formato, cual exposición complementaria y agregó dos cuadros importantes en el transcurso del período expositivo. En total se expusieron 34 cuadros y dibujos, de ellos, en todo el período 20 cuadros y 3 bocetos; 2 cuadros añadidos y 9 que se fueron moviendo de lugar, entrando y saliendo del Salón. Además, estuvo expuesta la ópera prima de Realismo Romántico del siglo XXI, la exquisita novela de ANDREA TUTOR, su primera novela escrita, VALS PARA KARLA, que marca un hito en su vida intelectual, situándola entre los grandes Escritores de la Lengua Española aún sin haber sido, hasta el momento, ampliamente divulgada por deficiencias de los canales del mercado del libro y por requerir que persona adecuada se encargue de gestionar su Obra Literaria y Pintura. El motivo de haber sido expuesto corresponde a que el libro forma parte de su carrera plástica: primer diseño de portada, en que persiguió el objetivo de que fuese llamativa, tras un estudio de mercado, y primera novela ilustrada.

En resumen, hay cuadros de la Pintora, que si los colores fuesen interpretados en calidad de notas musicales  se  estaría ante algunas piezas clásicas, del mismo modo que ANDREA TUTOR no es capaz de pintar de forma excelente una cabellera sin la compañía de la Música Clásica. Una Intelectual, una Literata, una Artista, que canta a sus cuadros a través de su Poética. ¡Y, que disfruta, experimenta alegría creando!

Domingo y Lunes, 8 al 9 de Abril de 2012

 

 

 

 

 



[1] El playwood le recuerda a SU PAPÁ a la DR. PROF. KARY TORRES-FLOTATS. Su PAPÁ le trasmitió no sólo el amor a su SEÑOR PADRE, el Maestro de Academia DON ANTONIO TORRES I FLOTATS,  alias ANDRÉS TUTOR FERNÁNDEZ, sino sus enseñanzas y algunos conocimientos de Arte. Su PAPÁ nació el 18 de Febrero de 1901.

[2] MEP son las siglas, que la DR. PROF. KARY TORRES-FLOTATS, usó para designar de forma abreviada su Modelo Económico Propio para sacar a la República de Cuba de la crisis económica y social, que se prolongó por más de dos décadas. (Verano-Otoño de 2010). El cuadro dio la señal de inicio de la redacción de dicho programa.

[3] Se encuentran en poder de las entonces amigas: dos en ¿Berlín? y otra en ¿La Habana? No obstante, una de Berlín es propiedad de la Pintora.

[4] La propia Pintora tiene Número de Vida 5, aplicando la Numerología.

[5] El signo check-mark le recuerda siempre a la Pintora a SU PAPÁ, a quien le gusta decirle “MI PAPÁ” y no de ninguna otra forma. En ese “mi” tan posesivo y remarcado, cuando ama, cuando quiere o le es especial una persona.

[6] Escuela Normal de Santiago de Cuba, que llevó el nombre inicial de Escuela Modelo, es una de las mejores escuelas de Magisterio, que haya existido. En ella, en los ’40 del s. XX, estudió la segunda hija del ILUSTRE SEÑOR DON ANTONIO TORRES-FLOTATS Y GARCÍA DE TINEO- FERNÁNDEZ SANTAMARÍA, Sra. María de los Ángeles Torres Quintana (Michán), usa el apellido Asencio o Asensio en La Florida, Miami. Michán fue incluida en el Libro de Honor del Magisterio en los Estados Unidos de América, según carta a “SU PAPAÍTO”· Solamente, ejerció la profesión en los Estados Unidos, al crecer los hijos.

[7] El Diario Montañés, Miércoles 21 de Marzo de 2012, p. 71.

[8] Ana significa luz, también, es el nombre del sexo femenino, por ello, la expresión “Dar a luz”.

[9] Los individuos, que han colaborado con la Dr. Prof. Cary Torres o han auspiciado alguna de sus actividades, durante estos 12 años de estancia en España, han recibido algunas de sus ilustraciones, escogidas por ellos mismos desde las páginas de VALS PARA KARLA.

[10] En el Año Jubilar (11.Julio.2009), en Santo Domingo de la Calzada, hubo una formidable exposición, que congregó cuadros de renombre mundial, con una introducción informática del infierno. Una de los feligreses de Santa Sofía llamó, ex profeso, a la Dr. Prof. Kary Torres para que oyese, que del árbol salía la voz que situaba a la Sabiduría en lugar inadecuado y perverso. Todos estaban absolutamente divertidos en el infierno y fue la parte que más les gustó con gran algarabía de sacerdote y feligreses. Entonces, la Intelectual, a la que, en el Año del Espíritu Santo (1998), los niños de la Capilla de Jesús María Altahabana pusieron en su asiento el DON DE LA SABIDURÍA y Sor Paola exclamó: “¡Nunca antes, ha sido mejor dado!”, pues, ANDREA TUTOR respondió en Santo Domingo de la Calzada: “Siquiera respetan el Catecismo. La Sabiduría es unos de los dones más preciados del ESPÍRITU SANTO”. Además, DIOS, siempre según el Catecismo de la Iglesia Católica, construyó al Mundo con SABIDURÍA y AMOR.