ANDREA TUTOR

 

VUELVE A ENTREVISTARSE A SÍ MISMA EN  TEMAS TAN PRÓXIMOS Y CONTROVERTIDOS,
 COMO LA AMISTAD, EL AMOR Y LOS INTERESES

¿Salida del armario?

(En proceso de edición)

 

P: Hace unas dos semanas hemos visto anunciar su nueva entrevista, cuando aún esperábamos que terminase 2, de las que nos prometió continuación. Sus entrevistas y escritos han llamado la atención de los lectores, así como lo atractiva, que ha resultado su Web: tan diferente y con un estilo muy cercano a su persona. Voy a lanzarme directo. ¿Por qué anunció la salida del armario?

R: He usado un término en el anuncio muy propio de España. A mi llegada en Agosto, el 9 de Agosto de 2000, una fecha magnífica, suma 1 y se inicia con el número de la perfección (9), en un mes de plenitud de la Naturaleza, en que maduran los frutos y se inicia la cosecha. Yo fui concebida en Agosto, en la primera semana de Agosto de 1953. De ahí, la expresión “hacer el Agosto”. Es evidente, que tanto vigor no podía afectar de otro modo mi constitución física y expresarse en mi quehacer intelectual, que con un absoluto renacer. Nunca lo había mirado así, sino que sólo inicié esta reflexión por curiosidad, al Usted preguntarme por el “armario”.

Pues, armario es un término, que usado en la combinación de palabras: “salida del armario”, que yo no conocía. Y, por muy largo tiempo, me molestó al oírlo en la televisión española y entre las personas, que me rodearon en un primer momento. Por cierto, lo utilizaron para referirse a una persona de mi entorno familiar y que me era muy afín en mi primera infancia. Me fue desagradable oír a una sobrina hablar así de otra de mis sobrinas. Se referían a una sobrina, que es mi coetánea y lleva el nombre de una de las protagonistas de mi primera novela del Realismo Romántico, pero que no tiene nada que ver su vida, que no conozco, con mi trabajo literario. No la he visto desde que yo tenía 5 años. Era una niña dulce, educada y sin ninguna orientación sexual. Una niña igual que yo, que siendo tía y dos sobrinas, jugábamos a la suiza, la carriola, nos tirábamos de la canal, jugábamos en el cachumbambé o en el columpio sin más. Era en la casita blanca de techo rojo al lado del Cuartel del Viso, en El Caney. Jugábamos en las tardes de Primavera y Verano, cuando la familia de mi hermana Michán se trasladaba a esa casa en las afueras del Caney, a 5 kilómetros de Santiago de Cuba. Mi hermano, con el que yo solía ir al Caney, jugaba con mi sobrino, montando bicicleta; eran mayores. Sólo jugábamos dentro de la propiedad y no participaban otros niños. Mi sobrina pequeña, era todavía pequeña y llorona, la otra, la mediana, muy dulce, era simpática, muy simpática, como mi hermana Michán.

Teníamos una educación Bautista, porque mis hermanas mayores eran bautistas. Y nosotros, los hermanos menores, del último matrimonio de MI PAPÁ la teníamos por imposición de una de ellas, María de los Ángeles, Michán. MI MAMÁ era católica; su familia era católica, de esos católicos católicos, con 6 sacerdotes en una misma generación en la familia extendida del Mi Abuelo Gallego, D. Juan Ramón Vila y García. El último de los sacerdotes de la Familia Vila, en 1944, se ordenó Mercedario en Argentina. Y, la Abuela, Doña Teresa Jorrín, era una catalana rectísima, severa y le dio una excelentísima educación, la educación de Barcelona, de La Rambla de finales del siglo XIX, a MI MADRE. Por ello, a pesar de haber nacido y crecido en una finca, en el campo, su educación no era campesina totalmente, tampoco su apariencia.

Además, los niños en la familia que iban a la escuela, tanto mi hermano como mi sobrino, lo hacían en el Colegio Bautista. Otros 2 hermanos iban a la Escuela Primaria Pública Nº 33. Los otros hermanos iban menos a El Caney, por lo menos, yo no les recuerdo mucho con nosotros. A veces, yo iba con MI PAPÁ, las menos, y otras, con mi hermano Juan Antonio (este es el segundo hijo con el mismo nombre de MI PAPÁ). Todavía, yo no iba a la escuela, más allá de las escuelitas pagas, que nos mandaba MI MAMÁ a aprender a leer, escribir, sacar cuentas. Era muy importante para MI MAMÁ y MI PAPÁ aprovechar el tiempo de aprendizaje y que no nos perdiésemos jugando más de la cuenta. Yo creo, que todos fuimos a la escuela, sabiendo lo elemental, lo que sabe un niño de Primer Grado y con un amplio desarrollo del léxico.

MI PAPÁ conversaba mucho con nosotros y MI MAMÁ no nos permitía decir nada incorrecto, ya fuese del Castellano o de formas. Ni mis sobrinos paternos ni nosotros, que éramos coetáneos, teníamos sexualidad, por lo menos manifiesta, teniendo un tipo de educación similar. Estoy haciendo este análisis por primera vez para encontrar lo freudiano. La única diferencia presente, entre las dos familias de una misma familia extendida, era el mayor nivel de ingresos per cápita en el núcleo familiar de mi hermana. Yo los amaba mucho a todos, sobre todo a mi hermana Michán, aunque no se lo decía, porque era una niña muy calladita y tímida. Carolina fue mi primera amiguita, siendo sobrina, de la infancia, luego, Marita Ibarra Quintana, que era pariente de mis hermanas mayores, Romelia y Michán, desde inicios de los ‘60 en los Estados Unidos, por vía de su madre. Era la única casa, en la que yo iba a jugar de niña. Nereida, la madre de Mariíta, era una señora tan buena, callada, discreta y dulce. Una señora muy educa, también muy linda. Todas las Quintanas eran unas féminas muy lindas y educadas. Daba gusto conversar con Nereida. Mariíta también era muy educada, mucho más que de adulta.

En nuestras familias primaba la educación y la decencia más que el dinero, aunque, al parecer, en el origen estuvo el dinero o un rango en la oficialidad del siglo XIX. También los Vara de El Caney eran muy educados, muy correcto y católicos: Bertha Vara trabajaba en el Colegio “El Sagrado Corazón de Jesús” y sus hijos tuvieron becas en ese colegio, sin tener los ingresos suficientes, porque su padre estaba muy enfermo. Yo siempre me imagino a Dalila, madre de mis hermanas mayores, como a Nereida; eran primas. MI PADRE siempre la amo. A pesar que amaba a MI MAMÁ, nunca dejó de relacionarse con la familia de Dalila, cual propia, y a MI MADRE no le molestaba, al parecer lo comprendía.

Pues, a ésta no presencia de temas e intereses sexuales en una etapa de vida, en la infancia, es a lo que llamo no tener orientación sexual, que sólo pudiese vislumbrarse por el tipo de juegos o por gestos. En ninguno de los dos casos, estaba presente en la relación entre los niños de mi familia y amiguitos en la primera infancia. Tampoco, entre YO, mi sobrina o Mariíta ningún indicio de lesbianismo, en absoluto. Incluso, YO, en lo personal, pudiese decir, que era totalmente heterosexual, es decir, con inclinación a una sexualidad compartida con el sexo opuesto hasta bien tarde en la vida.

P: ¿Por qué dice que no tenía orientación sexual? ¿Acaso no todos la tenemos desde el nacimiento?.

R: YO hablo de la orientación sexual y no lo hago de forma convencional. Antes, quiero decir, aunque se deduce, qué quiere decir la expresión salir del armario, porque, en Cuba, por lo menos, no la conocemos. Es declarar, que se es homosexual, ya sea homosexual masculino o lesbiana o transexual o cualquier otra denominación por el estilo. Reconocer públicamente, y asumir, que se sale del diseño social, del patrón de género diseñado por la Sociedad Patriarcal Cristiana, ante todo, que es a la que me referiré por pertenecer y conocer dicha Cultura Sexual. De lo que pudiese inferirse, que existe un ARMARIO SOCIAL. ¿Cuándo fue construido? Evidentemente, forma parte de el diseño social del Patriarcado y una sexualidad obligada socialmente, sin tomar en consideración los vuelcos del corazón, el funcionamiento del imán, el IMÁN MAGNÉTICO HUMANO. Todo indica, que no siempre funciona bajo las Leyes Físicas de la Electricidad.

Conocemos, que en el siglo XIX se condenaba a prisión a personas por homosexualidad. Es muy conocido el caso de Oscar Wilde, el Poeta y Novelista. Para mi asombro, en el siglo XXI, semejante aberración se conserva en algunos lugares de África y han sido condenados dos jóvenes varones por su práctica homosexual. No recuerdo el país. Es una aberración sexual llevada a la Jurisprudencia; una aberración del mismo grado que cortarles el clítoris a las mujeres. Incluso, las madres obligan a las hijas a la castración, bajo la amenaza de ser excluidas.

¡El clítoris, el divino clítoris!

Bien sabemos a qué se debe tal tipo de castración: al simple hecho de no ser capaces de satisfacer a una mujer, de darle el debido y merecido gozo del placer sexual. Contra toda la mística fálica, se levanta la verdad insoslayable, que muchísimas mujeres se escudan en la falta de deseo sexual, falsísimo, mentira, para no mantener relaciones fuera de la edad reproductiva. Muchísimas mujeres se hacen viejas, a los 40, para no seguir manteniendo relaciones sexuales. Las mujeres activas sexualmente saben, perfectamente, que el deseo sexual se incrementa en las mujeres pasados los 40 años y va en aumento. En esto, mienten hasta libros especializados.

DESDE ESTA TRIBUNA DEPLORO Y CONDENO LA CASTRACIÓN FEMENINA TANTO FÍSICA COMO SOCIAL E INTELECTUAL.

DESDE ESTA TRIBUNA DEPLORO Y CONDENO A LAS AUTORIDADES AFRICANAS, QUE CONDENARON A LOS JÓVENES HOMOSEXUUALES POR RAZÓN SEXUALES. DICHO GOBIERNO DEBE SER JUZGADO EN GINEBRA, EN LA SEDE DE LAS NACIONES UNIDAS.

P: ¿Se cuestiona la orientación sexual como un hecho definido o como una lección consciente?

R: Yo me cuestiono la orientación sexual, cual patrón definido, absoluto e innato. Mucho más, cuando el embrión hasta los 2 meses es femenino y, sólo, por un cambio hormonal, un flujo de hormonas, impactando la zona cerebral del embrión se determina una mutación, que da lugar a la evolución genital con un desprendimiento de ovarios, que se reconvierten en testículos y, con ello, el resto del aparato sexual. Por ejemplo, a una mujer, que se le dan golpes en la planta de los pies se le provoca un desprendimiento de ovarios; pudiese estar presente, más que una vibración directa sobre los ovarios, un incremento en su equilibrio hormonal, que pudiese conducir a un desprendimiento tardío. Esto lo planteo en calidad de pregunta a las Ciencias. Sin tener un gran conocimiento de Medicina, sino conocimientos generales, como cualquier otra persona culta, se puede percibir, que existen órganos residuales en el hombre de su sexualidad anterior, es decir, la femenina, por ejemplo, la próstata (en Ruso, hay un sonido similar “Prosta tak”: simplemente ahí o así; dicho rápido y mal hablado, como Jaime hablando Ruso, sería una misma palabra).

No sé, que pensarán los Médicos, me hubiese gustado poder intercambiar, en esta nueva etapa en mi desarrollo intelectual, con esa magnífica Ginecóloga cubana, que es la DRA. Pascual, prima de una amiga y colega, la DRA. Marta Núñez Sarmiento Pascual, también Profesora de la Universidad de La Habana, y Especialista en Género y Estudios de la Mujer, entre otras especialidades. Mas, yo la conocí, no por Marta, sino por ser la Doctora de MI MADRE y quién se ocupaba de todos sus problemas médicos y derivaba, cada uno de sus padecimientos, a otros excelentísimos Especialistas. MI MADRE la adoraba y no dejaba de mandarle los mangos de biscochuelo de El Caney, cada vez, que se podían sacar de allí. Estaban muy controlados estatalmente esos inmejorables, insuperables mangos, los mejore y más delicados del Mundo en sabor y calidad de su masa. Mangos para comer con cubiertos. Hay que cuidar mucho las semillas. El Caney, nuestro Caney. “CANEY DE ORIENTE, TIERRA BENDITA, LA QUE LA MANO DE DIOS POSÓ SU BENDICIÓN… PIÑAS, PIÑAS DULCE COMO AZÚCAR…” mi papá adoraba al Caney. Esa adorable canción de Félix B. Caignet, creador de la Radionovela, Madre de la Telenovela, con su “Esmeralda” y “Derecho de Nacer”.

¿Cómo no voy a escribir bello, dulce y sobre el amor? ¡Yo crecí comiendo las mejores frutas del Mundo: las frutas de El Caney! Yo soy hija del Caballero, que mejor sabía enamorar a una Dama, que aunque la tuviese cerca y le viese, cada día, le escribía cartas de amor, poemas. No ha existido ser humano en el Mundo, que haya amado más al Caney que MI PAPÁ. Hasta se hizo una segunda inscripción de nacimiento, cuando renunció a su nacionalidad anterior, la española, y puso por cuna al Caney, habiendo nacido en Cienfuegos. Allí conoció el amor.

A lo mejor, por ello, tuve que llevarle a Marion Welzel piñas de Cuba, cultivadas en las Lomas del Caney, para que supiese cómo era la reina de las frutas, dos piñas del Caney; tan matriarcales, como la unión de dos Anas: ANANAS.

P: Volvamos a la orientación sexual.

R: Bien, muy en contra de lo que dice Freud. Yo considero, que los infantes son asexuales en sus primeros años de desarrollo, como venía esbozando al inicio. Por ejemplo, yo no creo percibir ningún enamoramiento hacia MI PADRE. Eso sí, una enorme admiración, un modelo a seguir y una meta a alcanzar, la que ÉL no tuvo la oportunidad y, en parte, se realiza a través de mí. ÉL no pudo por tener que hacerse cargo de sus hermanos, de su familia a los 8 años de edad, cuando estaba viviendo su noveno año, como bien cuentan los rusos.

P: Nos desviamos de nuevo. Pero, ¿cómo cuentan los rusos?.

R: ¡Cómo debe ser!. ¡En correspondencia con la edad real!. El día, que uno cumple años, la persona terminó de vivir el año que cumple, por eso, cumplidos, es decir, ya pasaron. En la forma, que lo decimos los hispanoparlantes: “tengo tantos o más cuantos años”, es cómo si estuviésemos viviendo esa edad, y no es cierto. Lo rusos dicen: “Estoy en mi tal año” o “Comencé a vivir este otro año”. El año, que se apunta, es el siguiente al cumplido, el que se está viviendo. Por ejemplo, Marion Welzel está viviendo su año 54; si vamos a mi concepción, sería al momento de preñez de MI MADRE, pues yo fui concebida alrededor del día del cumpleaños de Marion. Estoy segura, que el día 5, aunque puede ser el 6, porque Mi PAPÁ tenía mucha puntería, y dicen los de la Energía Universal, que el 6 es número de la perfección masculina. Tanta puntería tenía MI PAPÁ, que no tuvo ningún hijo, que naciese en el declive del año, aunque sí en el Otoño de su vida y en los inicios de su Invierno, jamás infierno. Incluso, su Benjamín nació en Primavera, a inicios de la Primavera, concebidos bajo el signo de Génesis, mes dedicado a la Diosa JUNO, HERA, tan celosa como MI MADRE. Es curioso: MI PADRE, ACUARIO, tuvo 5 hijos Acuarios de sus 12 hijos, según mi información. Volviendo a las modelos protagónicos de Karla y Carolina, a las que le he dedicado, por ahora, 2 novelas, las 2 primeras novelas del Realismo Romántico, del Nuevo Realismo Romántico: yo estoy casi segura, que Marion Welzel nació el 5 y la inscribieron el 6 o nació en la frontera, en una línea difusa entre esos dos días. Posiblemente, tenga que ver con la rigidez alemana: si nació después de cerrado el Registro Civil se inscribe al día siguiente: ¿Existe o existía esa norma en Alemania? ¿Pude haber ella nacido en la fecha que se me concibió con una diferencia de 3 años? ¿Yo fui concebida el Día de la Virgen de las Nieves? ¿Nació Marion Welzel el Día de la Virgen de las Nieves o el Día de la Transfiguración del SEÑOR, entendido como JESUCRISTO aparecido y no reconocido físicamente por sus discípulos?. A veces yo digo, que todos somos gallegos, porque pienso, que todos somos ruso. No me pida explicárselo. (Se ríe).

Un niño, cuando cumple un año, ya lo vivió.

Es ese afán tan femenino superficial o sabio de decir, que se tiene menos edad. Ese afán por no envejecer, que ha alcanzado al sector masculino.

Bueno, en Cuba, se asombrarán, porque por acá ya se sacan las cejas y se maquillan los hombres. No todos, gracias a DIOS. Pero, los jóvenes presentan una tendencia a la feminización pronunciada. No es algo nuevo, pues la salida al mercado de los relojes de pulsera en las primeras década del siglo XX planteó el mismo dilema a nuestros enfoques sobre género, sobre lo que se entiende por masculino. Otro tanto viene dado con el uso del baño frecuente, los productos de aseo, perfume y aftershafe. Ha pasado al body-milk, diseñado para mujeres y, hoy, de uso generalizado, por sólo hablar de algunos puntos comunes y que han mantenido un desarrollo constante y creciente. Es difícil para una mujer acostarse con un hombre maloliente; en otros tiempos, se decías, que el mal olor era olor a hombre. Incluso, yo alcancé a escucharlo en Rusia y Ucrania, y hasta oír, que los cubanos olían a bebé.

La moda ha ido evolucionando hacia la bisexualidad, con el llamado uni-sex (sexo único). No sólo es la generalización de los pantalones en la mujer, lo que hace difícil encontrar un vestido y que sea apropiado, más allá de las bulerías y las aflamencadas, sino también esos jóvenes de cejas sacadas y que consultan sobre los tonos del maquillaje a la novia o a la dependiente de alguna tienda. Yo los he visto preguntando, sin complejo ninguno, por los calzoncillos de homosexuales, de puteros homosexuales, muy parecidos a la ropa interior de las prostitutas y de las que bailan en los lugares de entrenamiento sexual.

Por cierto, me encantaría ir a ver un lugar de esos, al igual que una discoteca de homosexuales, pero no tengo quién me lleve, quién me acompañe. Nunca he visto ninguna y, para mí, es una necesidad profesional, porque en mi Literatura trato temas sexuales, que tanto preocupan al hombre, genéricamente, e inciden en su psiquis, en su proyección social y al interior de los grupos humanos. La sexualidad es importantísima para la estabilidad psíquica. No es conveniente adaptar la psiquis a un diseño social sexual, sino ser consecuentes con las tendencias sexuales y el amor. Esto da la mayor estabilidad psíquica y armonía al interior del ser humano, de los grupos sociales y, consecuentemente, de la sociedad. Considero, que sería el mayor éxito social de un Planeta: estar regido por el AMOR. EL AMOR ES LA FUERZA QUE MUEVE LA TIERRA, dice la canción.

Decía, que, en mi opinión, no hay una orientación sexual definida en los infantes, menos en los bebés. Todos los bebes se parecen, sobre todo, aquéllos, que no cuentan con cabellos. Incluso, los bebés varones, de ser bonitos y tener cabellos, son confundidos con hembras. Al bebé hay que mirarle el sexo, de lo contrario, puede haber confusión en las Casas de Maternidad. Por ejemplo, a MI HERMANITO, por poco, lo cambian con una niña. Le llevaron una niña a MI MAMÁ y a MI HERMANITO a una mujer, que había tenido una niña, porque ÉL parecía más niña que la niña, muy a pesar de que estaban marcados con una manilla. MI MAMÁ protestó inmediatamente: “Ese no es mi hijo. Mi hijo es el de cabellos largos rubios”. A este tipo de confusión, intercambio de hijos, se le ha dado mucho espacio en la Literatura, incluso, en momentos, en que se hacía difícil tal confusión, porque la mayoría nacía en sus propias casas hasta no hace tanto.

Yo misma nací en casa, en 1954, en un chalet arrendado por MI PADRE a una Marquesa, cercano al de Los Bacardí de las afueras de Santiago de Cuba. Sin embargo, mis dos hermanos menores lo hicieron en el Hospital de Maternidad, ambos bajo el signo de Piscis. Es curioso, porque éste se representa con dos peces. Yo sólo tengo 2 hermanos Piscis de los 12 hijos de MI PAPÁ. El nacimiento en Maternidad estaba asociado a que nos habíamos trasladado a Santiago de Cuba, al núcleo urbano quiero decir, desde las afueras, aún perdiendo en comodidades y espacio.

Por cierto, el 26 de Julio de 1953, unos minutos antes de que comenzase la balacera en el Moncada y sus alrededores, mi Padre pasó en el cochecito azul, del mismo color del que lleva volando a Harry Potter de regreso a la Escuela de Magia, cuando le cerraron el Andén o Plataforma 9 3/4. Con unos minutos de diferencia pasó entre el Hospital y el Cuartel; del Hospital disparaban contra el Cuartel Moncada y, más adelante, estaba el Palacio de Justicia, atacado y tomado por Raúl Castro, hoy Presidente. Estaba comenzando su primer café, cuando sonaron los tiros, a unos 200 metros del Palacio de Justicia y 300 del Hospital. Al Moncada entraron por Trinidad, por la Posta 3. Pues, si MI PAPÁ se retinen un poco en la casa o… yo no estuviese haciéndoles el cuento. No hubiese narradora para la anécdota.

MI PAPÁ nos contaba algo, que no aparece en la Historia de Cuba, cuando se hace referencia al Asalto al Cuartel  Moncada. Lo vio a través del humo aromático de su taza de café: los guardias a medio vestir corriendo por la avenida Garzón, abrochándose en la carrera los pantalones y tratando, algunos de ponerse la camisa, en plena carrera con la metralleta en una mano y el revólver en la otra, cuando llegaban a la intercepción de Garzón y la Central, es decir, la Avenida de los Libertadores, se tiraban ene el suelo y disparando se acercaban al Moncada. Supongo, que no era sólo por la Central, sino desde el Hospital Militar y desde cada una de las casas, que rodean al Moncada. MI PAPA vio a los que entraban por la Carretera Central o Avenida de los Libertadores. Nos decía: “¿Cómo me iba a imaginar yo, que fuese a atacar al Cuartel aquel muchacho, que conocí en casa de mi suegra”. La primera esposa del Dr. Fidel Castro era prima hermana de Dalila, la madre de mis hermanas mayores. Una curiosidad, la suegra se llamaba igual que MI MAMÁ: María Vila. Ese es el nombre, que usaba MI MAMÁ. Aquí, en España, se lo quisieron cambiar por Caridad. No querían decirle María ni en el Hospital, cuando estuvo ingresada. Ella nunca usó el Caridad, a no ser estrictamente un asunto oficial. Era catalana la suegra de MI PADRE.

Pues, con ese asunto de levantarse temprano, tan temprano, MI MADRE se puso a buscar una casa en Santiago de Cuba, para que MI PAPÁ durmiese mejor, más horas. Nos mudamos ala primera que encontró, que estaba en la misma cuadra de una de las Quintana, Eloísa, y ella se encargaría de cuidarnos a los niños para, así, MI MAMÁ poder buscar mejor lugar. El dueño de la casa era el Dr. Maturell, también hijo de catalanes, él mismo había vivido en aquélla casa, que fue dividida en 2 casas. Le dijo a MI PADRE, que esa no era casa para ÉL. MI PADRE le dijo, que no importaba, pues le haría una reparación y viviría ahí hasta que se hiciese otra. Entonces, acumuló una importante suma, creo recordar 60 000 dólares, para construir una casa en el Reparto Fomento. Por supuesto, no todo era para la casa, porque las casa valían mucho menos que ahora. No salía el dinero del salario, pero MI PADRE siempre tuvo un negocio adicional, ya fuese una granja de pollos, que suministraba a Ballart (no sé cómo se escribe el apellido) y otras pollerías de Santiago de Cuba, o cuando fundó la fábrica de Cercas Tutor.

Con relación a la nueva casa, que no llegó a construir, Yo misma fui testigo de las negociaciones de MI PADRE con los Maestros de Obras, siempre sin llegar a un término satisfactorio. En eso, le salió la veta catalana, porque eran magníficos proyectos, pintura, amueblado y entrar para vivir, pero él pensaba, que podía conseguirlo a mejor precio y ya había Revolución. Se tardó en tomar la decisión, luego, no era posible. Es el primer error, que yo puedo señalar a MI PADRE. Casi todos vinculados con el tema de la vivienda: no quiso ocupar la casa de Calle M de Sueño entre Ave. Céspedes y Garzón, ni quedarse con la casita blanca de techo rojo de los Asencio, pidiéndose el suegro de mi hermana Michán. Era un asunto de principios, pero se equivocó. También, se acomodó, en que vivían parientes de su primera esposa en la misma cuadra, aquí se diría manzana, muy diferente a lo que es la manzana, como medida de área. Para hacerse su nueva casa en el Reparto Fomento fue muy catalán: ahorró muchísimo; hizo su negocio propio, Cercas o Mayas TUTOR, y mantuvo su salario, muy a pesar de saber, que era abusivo. Tan abusivo como que algunos parientes de MI MAMÁ los recargaron con sus hijos. Tampoco, fue buena su influencia en nuestro entorno familiar de los parientes de MI MADRE añadidos. Gracias a DIOS, ya yo me había ido de la casa, cuando los medio sobrinos de MI MAMÁ fueron llegando por sus estudios.

P: ¿No cree, que nos estamos alejando mucho del tema de la sexualidad infantil?

R: No tanto, aunque le haya contado una anécdota del Moncada. Ya le digo, no hubiese tenido yo oportunidad de hablarle y mucho menos de tener sexualidad, de haberse demorado mi padre en la sexualidad propia aquel 26 de Julio de 1953.

Precisamente, el jugar con otros niños y los parientes añadidos introducen el tema sexual en la familia TORRES VILA. He dedicado muchos años, en mis años de reposo relativo, a meditar sobre temas sexuales, sin nunca haber estado esta temática en el centro de mi atención, y lo he hecho para comprender la actitud de amigos y hermanos, sus transformaciones en edad madura; para comprender mejor al ser humano y poder escribir sobre la Sociedad y sus mecanismos de poder al interior de los grupos humanos. Sobretodo, para buscar una explicación a la extraña actitud de la Dra. Marion Welzel en la década anterior y posterior al cruce de Era, ante la Nueva Era. De haber pensado en estos temas durante mis estudios sociales, tal vez me hubiese dado cuenta qué algo había cambiado, que no había trigo limpio y de que estaba creciendo la cizaña.

 Si esa mujer, porque ya no es dama en la actualidad, sino una mujer, una frau, no hubiese cambiado, no hubiese comenzado a trastrocar los parámetros morales, las medidas sociales y las medidas dentro de las relaciones, incluso, del amor y la amistad, yo nunca hubiese dedicado tiempo a este tipo de preocupaciones, que más que preocupaciones es un interés por la comprensión de la condición humana. ¿Frau?. En Español, si le añadiésemos la de, que lleva de cola cada e-mail alemán, sería un fraude, como la mayoría de los matrimonios, que no son matrimonios, sino patrimonios.

Funciona mejor la calculadora que la cama.

Gracias a DIOS, yo estoy en una tierra, en que habitó una sociedad matriarcal. Se llamaban kamaricas y, de ahí, es compresible el Kama-Sutra. Los que sabemos Ruso diríamos KAMA Z UTRÁ (CAMA DESDE POR LA MAÑANA). Oscar Pujol, un condiscípulo del MGIMO, que huyó de la mala cocina de Marion Welzel, porque era muy mala cocinera: no sabía cocinar, no le gustaba siquiera ir a la cocina y trataba de evadir esa responsabilidad un día sí y otro también, pues, Oscarito le llamaba a su primera relación del día “el palito del desayuno”. (Risas)

Permítame esta anécdota de la mesa de la Habitación 5 de MGIMO.

P: Bueno, si le parece del interés de los lectores.

R: Por lo menos, es un toque humorístico. A los lectores lo que les interesa es que le cuenten, que les entretengan o que les enseñen. Hay diversas vías para ello.

Pues, Alicia Camacho Leyva y YO sabíamos cocinar, con nosotros comían los muchachos, Oscar Pujol y Héctor Loret de Mola. Llegó Marion Welzel ala Habitación, huyendo de las vietnamitas, donde le habían ubicado. Está contado en VALS…, si mal no recuerdo, aunque no es rigurosamente documental esa parte tampoco; la entrevista sí. Cuando yo llego de Cuba, abro la habitación, en medio de ella, de un desorden total, había una braga o bloomer rojo en una tendedera en medio de la habitación y una dama preciosa, bellísima, grandísima. Es curioso, porque físicamente o corporalmente es de mi altura; más corpulenta. Para mí, fue muy agradable verla, no así al bloomer rojo, ni a la tendera, ni la habitación oscura y desordenada. Ella se asustó, me cogió miedo. No sé, si fue en ese momento o cuando yo intenté poner orden y retomar el mando en la habitación, comenzando por el Comandante o Director del albergue. Ocuparon la habitación, cuando me fui a Cuba. Yo había dejado todo muy ordenado, las camas bien tendidas. Por cierto, tampoco sabía tender la cama Marion Welzel, su escritorio era un desastre: Decía, que era porque ella trabajaba, y las chancletas las dejaba tiradas por cualquier lugar, sacudía los pies y cada una iba a parar adónde les parecía. Tenía, Yo, que recogerlas y colocarlas muy juntitas al lado de su cama, incluso, se las arreglaba al subirse a su cama. Era un gesto de orden y ella exclamaba: “No soy tan alemana”. No le gustaba, tampoco, ser alemana, mejor dicho, no le gustaba cómo eran los alemanes. En verdad, sólo le gustaba yo, le gusto yo. Esa es su constante búsqueda. Nada de lo que tiene cerca le gusta y va probando a ver si encuentra lo que busca, pero no está en Alemania el Monte de Venus es Cuba, pueden leerlo en el cuento “La Reina del Azúcar”, mientras que el Monte de Taurus fue castrado y sobre el clítoris castrado del Monte de Taurus, en ese momento pasado de la historia humana y Divina, en que se produce la castración sobre el clítoris se encontraba la familia, formada por engaño de los Dios, cuando por la escotilla de Júpiter, éste se fue a hacer algo, se asomó Saturno y comenzó a imitar a Júpiter, confundiendo a los hombres en la distancia. Desde entonces, no se sabe a qué Dios adoran. El Monte de Venus lo llevo Yo por ¿taparrabos? Y el Monte de Taurus, propiedad Taurus, no es propiedad de tahúres, fue castrado, en el preludio de la Nueva Era por una familita, posiblemente por 6 familiatas unidas en un clan, que se subieron a su clítoris en la parte griega (sabemos, que los griegos antiguos tenían una visión sui géneris del amor y del matrimonio), pero ni así pudieron evitar que los habitantes del Monte de Taurus, cual vellos del pubis, quedasen con la parte norte, que fue sur, reconvertida en Isla. Por ello, no importa por qué lugar del Mundo se mueva el Monte Castrado de Taurus, propiedad de Taurus, porque él siempre en su Clítoris chipriota o en su frondoso triángulo invertido sentirá la necesidad de contactar telepáticamente, aunque sea, con el Monte de Venus o con los Picos de Europa. Porque unas veces DIOS es Toro, no castrado, para enamorar a Europa y subirla sobre su lomo. Otras es Aries o Ares o Arias, depende la pronunciación, que era una pareja espiritual, en su ronda amorosa, cuando Vulcano, el no festejado, comenzó a acosar a MI VENUS. A mi Venus no le gustan los hombres, sólo los soporta y coquetea socialmente, aunque no es coqueta. No le gusta a MI VENUS la cocina, ni tender bien la cama, ni es muy organizada, por ello, escogió para así, en su patrimonio trampeado, las únicas labores creativas de una casa: cocinar y arreglarla, además, le gusta cultivar el huerto, cual caricia a la Tierra, cual declaración de amor, para recordar su Matrimonio Eterno, su Matrimonio Matriarcal en tierras lejanas, en el Asia Central, en las altas montañas, ¿hoy o ayer?, Pico del Socialismo. Su Matrimonio, nuestro Matrimonio antes de echar a andar por esta Tierra y contactar otros habitantes, antes de palidecer o de oscurecer, por largos años de exposición al Sol o por una alimentación diferente, por condiciones geográficas o climatológicas distintas, antes de cruzarnos con ¿simios?.

Vulcano, guerrero no guerrero, amante sin amor, marido no marido, un bueno malo, un castrador castrado… Siempre será igual en la Historia, porque las fauces inferiores de Pompeya son frías como granizo, que sólo se encienden con las lavas del volcán de su Amor.

P: ¿Se ha ido a la Narración o a la Poesía?. No olvide estamos en una entrevista.

R: Ese es el gran peligro de los Clásicos de la pluma, hoy, de la computadora. No importa, se avanzan ideas, se dicen cosas que otros nos pudiesen robar en sueños. En fin, un conjunto de entrevistas, también, pueden conformar un libro. Estamos aquí y a Venus la creación que le gusta es la Literaria, sólo ha tratado de que no perezca su creatividad dentro del aburrimiento de una ¿familia?. La apariencia de normalidad no implica necesariamente, que todo sea normal y mucho menos que funcione bien. Porque a MI VENUS siempre le ha faltado mi cama, mi cama rica. (Ja Ja Ja Xa Xa Xa Ja Ja Ja Carcajadas)

Bueno, bueno, buena, el primer día que cocinó,  en la Habitación 5 del MGIMO, se le cuajó la sonrisa a los hombres: sopa de coliflor, huevos en salsa agridulce. La segunda vez, sopa de natilla de chocolate. Oscar salio huyendo y Héctor prefirió comer con los hombres, mudaron mesa y pasaron a la cocina. Antes, sólo hacían las compras; nosotras cocinábamos y fregábamos. Luego, apareció un chulo, un chulo de la Stasi, buscando información de la Embajada de Cuba, porque con nosotras comenzó a vivir la hijastra del Embajador de Cuba y yo, también, visitaba la Residencia del Embajador y otra casa de diplomáticos. Yo le di su puesto de trabajo en Berlín, mediado por Leonela. No eran novios siquiera. Imagínense, no se daban besitos, no se acariciaban, no vi nunca un gesto de cariño. MI VENUS, MI AFRODITA, MI ISHTAR, Ml EUROPA lleva el Monte de Taurus en su cuerpo.

¿Me permites una explicación muy importante, hasta apocalíptica?

P: No doy para más. ¡Me asusta! ¿Apocalíptica? ¡Adelante!.

R: Esta vez lo haré de forma precisa, con la menor cantidad de palabras posibles.

El 18, la razón está en ese número: la suma de dos 9 (nueve y nieve es lo mismo antes de la Torre de Babel y mi primer novio tenía apellido Nieves Vega); dos nueves, dos mujeres perfectas, es igual a 18, que sería igual a 9, número de la Perfección Femenina. En realidad, es el Número de la Perfección en las Matemáticas: el nueve multiplicado por cualquier número es igual a 9, si se suman las cifras del número resultante. La cuestión es que, también, es la suma de tres 6, que si no le ponemos las cruces conforman el número de la bestia de El Apocalipsis: 6+6+6. No puedo decirte más; estamos en tiempos apocalípticos. Y más que razones hay señales manifiestas para los no ciegos. Por cierto, el Juego de Ajedrez lo inventaron los persas, a mí me gusta más el Juego de las Damas, porque es rápido, como las mujeres audaces. Hay dos juegos infantiles, que aunque parezcan el mismo son diferentes: uno, la Gallinita Ciega y otro, los Escondidos. Son juegos diferentes, con un punto común: se tapan los ojos, en el primero, con una cinta o un pañuelo, doblado en forma de cinta y una ronda de amigos, casi siempre de niñas, se burlan, molestan huyen un poquito y la Gallinita Ciega debe descubrir quién fue, generalmente, se descubre por la voz. En el segundo, se recuesta a un poste, bueno ya hay cuento, que ha recorrido al Mundo, escrito en 1998 por una amiga de mi Comunidad Cristiana Católica de Cuba, Martha Hardmann o Hartmann, un apellido alemán o inglés, que significa hombre fuerte u hombre duro u hombre cruel. En ese juego, el de Los Escondidos, después de contar una cantidad de números acordados, se destapa la cara, tapada con el antebrazo y el brazo; comienza la búsqueda de los jugadores escondidos. Aquí, juegan hembras y varones. Mientras busca, algunos corren a tocar el puesto primero que quién busca; si llega antes, no tiene que taparse los ojos. En el cuento, hay algo que no se corresponde con las reglas del juego y es que todos los escondidos permanecen inmóviles en sus puestos hasta ser descubiertos. Lo curioso es que el 2 de Mayo de 2000, Marion ¿Lenk? (Welzel) se tapa los ojos, ella misma, en Altahabana, Boyeros, Cuba, lugar en que fue escrito el cuento en 1998, publicado, sin autor, en la Hoja Dominical de los Jesuitas de La Habana. Termina así “Y el Amor, tan cursi, se escondió entre las rosas”.

Entre esas rosas también hay un retoño.

 

P: En el cuento quién busca es la Locura y no es hasta el final, que encuentra al Amor.

R: No hay que buscar lo que se tiene. Sólo atreverse tomarlo, disfrutarlo. Cuando se es adulto o adulta, no se juega a los Escondidos, siquiera siendo una niña de 14 años. En Cuba, a los 14 años no se es niña. Se madura temprano, a diferencia de Europa y no tiene que ver con mantener relaciones sexuales. Es cuestión de responsabilidad. Por cierto, las hembras maduran más rápido que los varones. Sí puede ser, que esté vinculado con el desarrollo sexual, entendido como proceso de crecimiento, en el que desarrollan también los órganos sexuales y las mujeres adquieren redondeces, por ejemplo, las mamas. El paso de la niñez a la adolescencia y de ésta a la juventud, en Cuba, es más rápido, tanto en hembras como en varones. A lo mejor la vitamina D tiene que ver con esto. Es una cuestión de desarrollo mental, porque los europeos llegan a las universidades corpulentos, pero infantiles. En los ’60, mi amiga Martica Montseny me escribía desde Checoslovaquia asombrada negativamente del infantilismo de los alumnos de Bachillerato, lo que la hacía sentirse fuera de grupo, demasiado adulta. En los ’70, yo lo observé en los dos primeros años de estudios universitarios en el MGIMO. Lo curioso es que eran muy infantiles, hasta jugaban de mano en el aula, yo recordaba la carta de Martica Montseny, cada vez, que los veía. Pues, muchos regresaban casados de sus vacaciones o contraían matrimonio en tercer año de la carrera. Era un paso precipitado de la adolescencia a la adultez. Había una creencia en Rusia, si no se casaban antes de los 22 años, se quedaban solteras. Considero, que había otro factor: para ser Diplomático activo en los Países Socialista había que estar casado. Todos estábamos estudiando carreras diplomáticas, muy a pesar que en el MGIMO se tiene la creencia de que sólo son diplomáticos los graduados de MO. Absurdo, completamente, pues en Cuba, los Embajadores han sido de MEO y de MP, es decir, Relaciones Económicas Internacionales y Facultad de Derecho. Además, el cargo de Embajador es un puesto de confianza del JEFE o del Jefe de Estado. (Sonrisas)

Quiero aclarar, que estoy hablando desde mi faceta intelectual, en combinación la Científico Social con la Escritora y la Artista, lo que me da ciertas licencias, también, me obliga a un toque de humor y de entretenimiento inteligente. No obstante, no pierdo vista mi función social, entendida como la MISIÓN, que se me ha encomendado por parte de la ALIANZA DIVINA. No obstante, no tengo ningún compromiso con la mojigatería, aunque a mi vida contemplativa, de hace unos años, me llevó, también, la enfermedad; me llevó a un recogimiento nada común en mí.

Hace unos meses escribí un DECRETO, en el que ponía bien claro, que yo no era célibe ni estaba de acuerdo con el celibato, que yo no había hecho ni haría, nunca, voto de pobreza ni de castidad, entendida por celibato. YO soy una intelectual con un amplio horizonte y, continuaba decretando, de llevar a cabo mi MISIÓN sobre el Planeta, sería tomando en consideración mi personalidad y mis intereses intelectuales, mi elección sexual, que más que elección es mi Amor, mi amor lésbico, mi amor por una fémina. Además, Yo estoy abierta al amor, a la llegada de un nuevo amor, a que toque el amor a mi puerta, siempre que sea lésbico.

P: ¿No era heterosexual? ¿Por qué no da posibilidad a otro amor que no sea lésbico?

R: En primer lugar, porque las mujeres son, como norma, más tiernas y hacendosas; las mujeres son más románticas, saben amar mejor y, en tercer lugar, porque mi corazón no resiste la relación con hombre, que siempre es más violenta, requiere mayor esfuerzo y los hombres no tienen freno, por lo general, cuando las hormonas se les disparan. Habría una razón más, por lo menor, a las mujeres no se les cae el falo y tienen la posibilidad sexual de su órgano toda la vida. A lo mejor está dado por su dimensión, por necesitar menor bombeo de sangre hacia su órgano sexual en el momento de la excitación.

P: ¿Usted cree? Sigmund Freud tenía otra visión completamente diferente. Según él, las mujeres sufrían el trauma de la castración.

R: Freud decía eso, porque era hombre y, con ello, le bajaba la autoestima a la mujer. La mujer es perfecta, a pesar de las imperfecciones que puedan tener en otros órdenes. La varona tiene un orificio para cada cosa, incluso, para orinar. El varón, no. Además, la mujer puede no sólo engendrar, sino experimentar el sentimiento de maternidad, mientras que la paternidad ha sido impuesta socialmente. Se suele hablar, desde la Psicología, del amor filial demasiado sexualmente. No es mi experiencia personal. No sé cómo será en los varones, en los niños varones. ¿No los habrá contado Freud y hecho una generalización?

P: Arriesgado planteamiento.

R: A mí me da la impresión, que los hombres tienen una obsesión fálica. Se puede observar por la excitación, que causa en los hombres el despegue de un avión, ver a un avión elevarse. Tal vez, hasta alguno preferiría vivir cerca de un aeropuerto, a pesar del ruido. Son impresionantes los tabacos, los puros, que se meten en la boca. Aquí, no estoy hablando de acto sexual, sino de su sublimación. Hasta hay un caramelo que le llaman pirulí en Cuba, son unos conos de caramelo, con un palito de madera, que al parecer a alguno se le parecía al pene de los niños, al que, en Cuba, se le llama pirulí. No sé, si en España los había, porque han sido sustituidos por los Chupa Chups. Es casi lo mismo, a no ser por la forma. ¿Antes no los había? ¿Se nos han dado en forma de invento o cual innovación? Por cierto, a los pirulí grandes se les llamaba “japoneses”, muy a pesar de la creencia generalizada de que los chinos, los asiáticos tienen menor dimensión fálica.

Los hombres, todos, sufren una castración sexual completa: unos antes y otros, más tarde. Es la venganza femenina por las reiteradas depresiones, que les causan. Es difícil que en los matrimonios heterosexuales, que se aman y sexualmente son compatibles, haya impotencia o el hombre deje de ser activo sexualmente en la vida. Tenemos a MI PAPÁ, que procreó a los 61 años y a Chaplin, después de los ’80. Hay un bisabuelo de más de 80 años, que tuvo erecciones y orgasmo con VALS PARA KARLA, sin embargo, no mantenía relaciones sexuales con su esposa desde  los 40 años. Ella se negó. La negación de la esposa es un tipo de castración para el hombre; peor que ser impotente. Cuando hay impotencia, la mujer asume el papel de mártir; al revés, es ella quién lo martiriza, lo castiga. Hay mujeres maltratadas durante sus relaciones matrimoniales, que confiesan que son maltratadoras y que no están interesadas en las relaciones sexuales, siendo mentira lo uno y lo otro, por lo menos en parte.

A veces, parece ser que las mujeres son maltratadoras, por alguna respuesta brusca. Incluso, hay mujeres que lo asumen así. No es así completamente. Dónde hay depresión femenina, está presente el maltrato masculino, que no sólo existe en relaciones sexuales o matrimoniales, sino en todos los aspectos de la vida. Por ejemplo, un hombre controlador es un maltratador: da lo mismo que controle el dinero, que controle la correspondencia, las amistades, lo que hablan las otras personas, etc. Veremos a estos individuos en la sociedad y en los diferentes grupos a su interior, ejerciendo la misma función o a sus féminas llevando y trayendo sus mensajes, influidas por la misma actitud o buscando su escape, proyectando a otros u otras su situación en un contexto más estrecho, familiar.

Hay personas, como yo, completamente libres. Una persona de este tipo dará libertad a todos, lo que no quiere decir que no tenga opinión, sino todo lo contrario. En los círculos sociales, deslumbran inmediatamente, luego, los controladores, hombres o mujeres, enfocarán sus ataques contra ellos, es decir, nosotros, porque somos su antítesis.

No hay nada que controle más al individuo que el amor, pero será un autocontrol. Quién ama no tiene necesidad de infidelidades, de estar con su pareja sentimental, espiritual, con su imán, mejor con mayúscula IMÁN. Dicen los del Movimiento de la Nueva Era, que la mujer es magnética y el hombre eléctrico. No los entiendo muy bien, porque yo estudié Física. Saquen ustedes las conclusiones. (Risas)

P: Parece ser, que Usted es completamente lésbica: ¿Ha evolucionado de la heterosexualidad al lesbianismo total? ¿Transitó por una etapa bisexual?

R: Ciertamente, pudiese decir, que yo soy, completamente, heterosexual, entendido ‘hetero’ como distinto, diferente, diverso. En realidad, estimo que al decir “relaciones heterosexuales” sí se utiliza correctamente este adjetivo, mientras que “heterosexual” para clasificar a los individuos, encasillarlos puede dar lugar a confusión. Yo misma me confundía, cuando comencé a trabajar en la Universidad de La Habana, donde comencé a escuchar conversaciones sobre temas sexuales con frecuencia, cual tema recurrente. Cuando decían: “Fulano de tal es heterosexual”. Yo comprendía, que tenía relaciones con mujeres y hombres indistintamente. Fue muy tarde en mi vida, que escuché el término bisexual. Se lo oí decir a Milagros Cabrera, que vivía en México por los ’90. Mi relación de trabajo con Milagros comenzó con el Estudio de Postgrado Internacional, que yo coordiné, por lo que lo ubico en 1987. Tenía, yo, 33 años y hacía varios años, que era Profesora de la Universidad de La Habana. Mi ignorancia en estos temas estaba relacionada por mi procedencia social, por mis relaciones familiares, estudiantiles y de amistad. A veces, pienso, que no entendía las invitaciones sexuales de Marion Welzel, porque no conocía dicho lenguaje gestual ni las palabras y frases utilizadas entre homosexuales y lesbianas; todavía no las conozco. Ahora, después de mucha observación, he logrado observar a hombres insinuándose, invitando a otro, cual ronda de palomos. Me parece entender, en las mujeres, que comienza con tocamientos.

Cuando oí la palabra bisexual, pensé que se trataba de relaciones heterosexuales, en la que participaban 2 sexos, bi es dos y no ambos. Yo era completamente casta, dirían que ignorante en asuntos sexuales, con independencia de haber sufrido acoso sexual masculino en la infancia.

Ahora, le respondo a su interés en mi sexualidad, que no es nuevo. Recuerdo, que en la Universidad de La Habana, mis compañeras de trabajo, casi todas, manifestaron en el transcurso de 16 años un interés reiterado en conocer mi orientación sexual. ¿Por qué? ¿Tenía alguna de ellas la intención avanzar en el plano sexual con mi persona? ¿Sólo era cuestión de marcar dentro de una sociedad homofóbica? ¿Era cuestión de limitar el acceso al poder? Había profesoras con hormonas masculinas, marcando sus gestos, no es mi caso, dentro de los círculos de poder. Además, la apariencia en este tipo de relación está muy lejos de ser un identificador. Hay más maricones “heterosexuales” que afeminados. Tal vez, sea lo mismo con las mujeres, pero no me encuentro en la capacidad de afirmarlo, porque muchísimas están castradas, en este sentido, en mayor medida que los hombres. Estos se han reservados licencias en el plano sexual y, al parecer, entre ellos hay como un acuerdo, una complacencia. Necesitaría, que me lo confirmasen, personas honestas que den testimonio. Aunque los anuncios clasificados, nos hablan por sí solos de la hipocresía social, de matrimonio con antifaces dentro de sus grupos de relaciones y con una vida libertina al margen o, por otro lado, grupos  de matrimonios que se divierten con “liberalidades” al interior del grupo, realizan bacanales. También, los hay muy buenos matrimonios de todos los tipos de sexualidades.

En particular, yo he disfrutado y amado con pasión amorosa a un hombre, al Ing. Bernardo Nieves Vega, por muy largos años. Creo, que si lo volviese a ver, me sonrojaría, como el primer día, en que lo vi furibundo, altivo, regio, en la Facultad Preparatoria “Frank País”, diciéndole “comemierda” a Wenceslao Carrera Doral, dando grandes zancadas con sus botas de cuero beige. No obstante, mi salud no me permite esas correrías, el esfuerzo de una relación sexual con un hombre, como he señalado anteriormente. Pues, decía, que yo era completamente “heterosexual” (sonrisas), utilizando toda la confusión de mi comprensión de la raíz de la palabra (se vuelve a sonreír), porque también he tenido la dicha y posibilidad de conocer el amor de una mujer. No quiero decir, mantener relaciones sexuales con esa mujer, porque ello empañaría el concepto tan elevado del amor femenino y no lo empaña la relación, sino el quererlo comparar e igualar con la relación sexual masculina, que muchos piensan, por patrones impuestos, que es la forma de realización del acto sexual. El amor no se empaña ni se ensucia por relaciones sexuales. No hay suciedad moral en las relaciones sexuales por amor. No pudiese extender la apreciación a todo tipo de relación sexual, siquiera amparadas por un contrato matrimonial.

El sexo comienza con una mirada, con una sonrisa, con una caricia, con un beso en la palma de la mano o en los labios. Sin besos de amor, no hay relaciones consumadas. Sin un “te amo” dicho desde lo más profundo del corazón, no debería ningún ser humano irse a la cama con otro.

No siempre es necesaria la penetración, a las mujeres no les gusta ser penetradas, sólo se les ha educado en ello. Para la mujer, es una necesidad biológica, simplemente reproductiva, la penetración. Aquí, se alzarán voces, pero la mujer honesta, no las muchachas que han imitado formas de relación netamente ‘masculinizantes’, estarán más de acuerdo conmigo avanzada la vida. Las otras llamarán amor a mantener una relación sexual, al acto, que vulgarmente se le llamaría “follar”, “templar”, “echar un polvo” y no sé cuántas formas más en otros pueblos hispanoparlantes; yo me restrinjo a los 3 términos escuchados.

Ya he dicho, que el amor no tiene orientación sexual, que es una cuestión de espíritus y escapa al diseño social imperante. Debe estar presente a libertad de elección, acompañada de una educación infantil asexual, al tiempo que se les enseñe las funciones biológicas de los sistemas reproductivos humanos. Por ejemplo, en el Bachillerato, pudiese incluirse una asignatura sobre la Historia de las Relaciones de Pareja, donde se incluyan las diferentes etapas. Nunca presentando al ser humano como un simio, un animal, que no puede dominar sus instintos y se aparea, cual perro. ¿Existen perros entre los hombres? Sí. ¿Lo son por educación? ¿No han sido domesticados? ¡Vaya, Usted, a saber!

P: Bien, volvamos a los inicios de la entrevista. No nos ha explicado su concepción sobre la orientación sexual de los niños, aunque tal vez sí. ¿Desea añadir algo más?

R: Me he sonreído al recordar a una amiga, la Lic. Ramona Alexandra Chin Sánchez, que era muy fogosa y bastante amplia, activa en su vida sexual. Pero, cuando no le gustaba alguien le decía, que era asexual. A mí, me daba mucha gracia.

Por cierto, cuando me estaban presionando en la Universidad de La Habana en 1992, yo me refugié en la casa de Ramona durante unos 2 meses. Y, ella se fue a dormir al sofá cama de la Sala y me dio su habitación; compartió su comida, lo que agradezco. Lo agradezco mucho. También, lo agradezco a la Lic. María Sánchez, su madre, y a su esposo, el Escritor cubano Enrique Cirules.

Precisamente, sobre asexualidad infantil es a lo que me quiero referir. Estimo, que la sexualidad temprana tiene que ver más con la educación y las condiciones de vida que con el desarrollo natural del infante, lo que he explicado mediante mi experiencia personal. Con independencia, que Freud diga lo contrario. Y, me encanta Freud al igual que a casi todo el Claustro de la Universidad de La Habana. Somos freudianos desde las Ciencias Sociales en Cuba. Lo curioso es que yo me hice freudiana en mi jubilación, no en la Universidad, cuando tuve la oportunidad de leer las Obras Completas, no todas, pero sí las más importantes, del Eminente Científico austriaco, Padre de la Psicología.

El reconocimiento del cuerpo humano, que llevan a cabo los bebés, no creo, que tenga que ver con la sexualidad. Aunque no niego el papel de ésta, sobre todo en los varones. El reconocimiento del cuerpo humano es una etapa necesaria y normal para saber nuestras dimensiones y qué órganos forman parte de nuestro cuerpo, es saber, conocer y reconocer su Yo corporal. De ese mismo modo, los niños recorren las caras de los que les cargan y tocan todos los objetos a su alcance, cual ciegos o débiles visuales o seres de sensualidad extrema. En los varones, actúa un mecanismo fálico, una erección que no siempre es sexual, sino biológica: los bebés tiene una erección para dar paso a la micción.

 ¿Es la micción parte de nuestra sexualidad? De serlo, no estaría vinculada a la actividad consciente del individuo. Entretanto, la actividad sexual humana es un acto consciente, deliberado.

Aquí, haré un paréntesis para señalar, que puede tener lugar un acto sexual o apareamiento por condiciones sociales o por circunstancias, que puedan dar lugar a un acto no deliberado, no deseado, incluso, a tocamientos durante el sueño. Por ello, es muy importante que los niños no duerman con personas adultas y, de ser posibles, todas las personas cuenten con una habitación. Esto constituirá un límite importante, porque evitará contactos fortuitos, que puedan llevar a disparar los mecanismos sexuales, durante el sueño, que, en el caso de los hombres, les será mucho más difícil refrenar por la elevada cantidad de testosterona, una mayor agresividad sexual, que puede llevar a nublar la inteligencia y, con ello, su condición humana. Por ejemplo, yo he conocido, por testimonio de hijos, a los que su padre les ha agarrado el pene, estando ambos dormidos, al despertarse han reaccionado. Lo mismo puede ocurrir con el sexo femenino, aunque ninguna madre o hija me lo ha confesado. De hecho, entre niñas, hay abrazos, estando dormidas, pero de despertase tomarán una distancia sin dar más importancia al hecho. Esto, por supuesto, no forma parte de las depravaciones sexuales, siquiera incluiría a aquéllos hombres, que inician una relación sexual dormidos y la continúan por no poder parar.

Las depravaciones tienen que ver con el vicio y la idea deliberada, la búsqueda de aproximaciones lascivas.

El órgano sexual es un imán, que reacciona a polaridades. No creo, que las polaridades estén vinculadas al tipo y forma del sexo, sino a los flujos electromagnéticos de los individuos.

Esto diferencia al hombre del animal, mucho más que la creatividad. Son estos dos elementos, los que nos sitúan ante un ser humano: sexualidad controlada por el consciente y creatividad. Posiblemente, estas dos características son la base de las relaciones sentimentales, de las relaciones entre individuos y del sentimiento más importante en la vida de un individuo, el amor. El amor es la fuerza que mueve la Tierra -no me cansaré de repetirlo.

Ha sido el amor, la fuerza que me ha hecho levantarme de mi cama al iniciarse el siglo, al escuchar la VOZ de JESUCRISTO decirme: “TOMA TU CAMILLA Y ANDA”. En mi esfuerzo por levantarme, fue una ayuda a mi gran fuerza de voluntad una llamada telefónica de Marion Welzel, en Febrero de 2000, en que, por primera vez y en tres idiomas (Ruso. Español, Alemán).  Me dijo: “Yo te amo”, el día que se cumplieron los 10 años o, tal vez, por San Valentín, o el día 18, cumpleaños de MI PADRE. Habían transcurrido 10 años desde que, ante el Hotel Kosmos de Moscú, me preguntó: “¿Haz sentido deseos de hacer el amor conmigo?” y yo le respondí: “Sí, cuando me besaste en la boca, en el bungalow” (Agosto de 1989, Año del Espíritu Santo). Entonces, ella  puntualizó: “Sólo puede ser dentro de 10 años”. Yo supuse, por asuntos de hijos, por lo que tranquilamente me dediqué a mi trabajo, a divertirme en muchos aspectos, pero con la limitación de contar con satisfacción sexual y de ir a algunos lugares, a los que se va generalmente en compañía de su pareja, por ejemplo, teatros. Mis salidas se limitaban a las que hacía con mis compañeros y compañeras de trabajo, con los que eran mis amigos. En Cuba, en mi Cuba, los amigos no mantienen relaciones sexuales ni intimidades. Pienso, que ella debe tener apuntados los días en su Diario, yo no tengo esa precisión, porque poseo mejor memoria y no cohíbo mi expresión oral. Los rusos dicen, que los alemanes son mudos, más exactamente: “persona, que no puede hablar en Ruso”. Sí aprendieron Ruso, los habitantes del territorio alemán actual. ¿No son alemanes?. (Amplia sonrisa)

Bueno, y cuando faltó a su compromiso, entonces, entró a funcionar mi voluntad de acero inoxidable, mi tesón, mi valentía; mi coraje, mi amor propio, mi inmenso amor propio, mi tozudez, y esa fuerza interna y externa, que me envuelve, me mueve y me ha hecho invencible.

Volviendo a la asexualidad y mi observación-reflexión sobre la infancia, vinculada a estos temas. A ello, me ha ayudado, en una medida nada despreciable, una capacidad individual de observar, callar y meditar desde niña. Yo recuerdo, mi época de Bachillerato, que dedicaba largas horas a la meditación y a la lectura; me preocupaba por los “yo” de los individuos, más que de los individuos, del mío en particular. Considero, que, por ello, siempre reflexionaba, a través de mi Yo propio, llegando a los 3 yo, sin conocer siquiera el nombre de Sigmund Freud. ¿Cómo lo veía y lo analizaba?  Yo me he comportado de tal modo, que sería lo objetivo, lo real: 1. ¿cómo me veo yo?; 2. ¿cómo me ven los otros? y 3. ¿cómo yo soy, realmente, en mi interior?. Se pueden identificar esos 3 yo claramente. No me refiero, en el segundo “yo”, a estados de opinión conformados por rumores, sino dónde estos están ausentes y se reacciona ante el individuo y sus actos.  Me dediqué a meditar a edad temprana, para mí, meditar no era más que un sinónimo de pensar, reflexionar. Ahora sé, que es algo más: es una pregunta en espera de una respuesta; tiene, que ver mucho con nuestra relación con DIOS, con la realidad invisible, con lo ABSOLUTO.

Pues, con esa capacidad, he observado mi entorno en cada momento y lugar, en que me he encontrado, y la vida, por ello, ha sido mi mejor laboratorio. Tengo varios laboratorios, todos muy interesantes, la mayoría torcidos, sino totalmente, por lo menos, en parte. (Risas). No obstante, muchos son considerados normales a simple vista.

P: ¿Cree, en realidad, que existe algo ABSOLUTO?

R: Sí y no sólo lo refiero a la existencia de DIOS ESPIRITU SANTO DIVINO. En mi persona, el amor es absoluto. Yo amo en absoluto.

Yo no separo, como las personas torturadas, el cuerpo y la mente. Este mecanismo en los procesos de tortura, que también estará presente en los prolongados procesos de maltrato psicológico y, de ahí, la posibilidad de aparición del Síndrome de Estocolmo, en calidad de rendición, de aceptación de una condición subordinada a la fuerza bruta en sus diferentes formas; en calidad de dejación de su condición humana, es decir, de ser un ser pensante libre. La peor esclavitud puede darse con apariencia de libertad. Muchas mujeres pasan a condición de vasallaje dentro del matrimonio ortodoxo. Aún en aquellos, que se permiten liberalidades o libertinaje.

El amor hace libre.

En presencia del amor, no existe la necesidad de control de ningún tipo, cuando ambas partes son decentes, morales, dignas.

 

Volviendo a la infancia, a esa niñez, en que mayormente me relacionaba con mis hermanos y mis padres, alguna persona amiga de la familia y, en un entorno, mediado por cierta distancia, la de los vecinos, YO pudiese decir, que en una familia casta, cristiana, de altos principios morales, los hijos son asexuados en la primera etapa de su vida, en esos 5 primeros años tan importantes en el desarrollo psíquico de un individuo, antes de ir a la escuela y antes de comenzar a jugar, en mayor medida, con su entorno, con sus vecinos.

Esta asepsia sexual será mayor de no contar con la intromisión de parientes, entendidos como parte de la familia extendida. Tal vez, pudiese ser ésta la base de la consideración de familia de los eslavos. No obstante, por lo menos en la actualidad, no es la familia germana ni eslava, que conocemos, la que nos puede servir de patrón de moralidad, de castidad, sino algunas familias españolas de ambos lados del Océano. Ello nos plantearía un patrón familiar muy viciado por la Iglesia Católica o una Iglesia Católica permeada por la moralidad hidalga española. Hablando de Iglesia y la moralidad cristiana, no considero que siempre sea bueno su patrón de familia; no siempre es sólido, no siempre es cómo se nos muestra en apariencia. Pudiésemos imaginarnos dos iglesias subyacentes, como mínimo, en una. Yo no apruebo el Código de Familia de la Iglesia Católica, por lo menos, no lo apruebo en una medida importante. Ello no quiere decir, que esté en contra de la moralidad cristiana, sino del maltrato en todos los sentidos. No acepto ninguna institución social, que se crea en la capacidad y se permita aplaudir el maltrato de la dignidad humana, de la libertad de los individuos mediados por instituciones diseñadas y que utilizan, como mecanismo, el miedo a la exclusión.

Aquí, solamente, estoy haciendo referencia a un patrón de castidad, que nos impondría una relación infantil asexuada, donde el componente sexual, más que tabú, no tiene un peso importante en la educación infantil más allá de la conformación social de género.

P: Me tiene atónita con esta disertación, que entremezcla Psicología, Sociología, Religión y hasta Educación.

R: Es la vida, la vida y sus diferentes aspectos, sus aristas y nuestras aproximaciones a ella. Pienso, que la DRA. Marta Núñez pudiese tener un acercamiento más próximo a este enfoque que la DRA. Elena Díaz, por citar a dos colegas y amigas, con las que he trabajado muy estrechamente en mi paso por las Ciencias Sociales y trabajan el tema de la mujer, así como han tenido que ver con el tema de la Infancia, con el Desarrollo Humano. Esto no quiere decir, por supuesto, que la educación familiar y las condiciones de desarrollo sean similares, pero sí los conceptos de las familias, el estrato social a que pertenecían en el siglo XIX y primeras décadas del XX, me imagino, marque la diferencia, que puedan presentar con relación a mis enfoques actuales. Bueno, en la Dra. Díaz estará presente, en medida importante, en la expresión pública de su pensamiento, “lo socialmente aceptado”.

Incluso, pudiese decir, que en una misma familia, la educación de los hermanos va a estar influida por diferentes componentes, en calidad de factores, que a lo largo de la vida los irá diferenciando, mucho más, al conformar nuevas familias nucleares y asimilarse a otras familias, hasta pueden llegar a negar la educación recibida, en lo que se pudiese situar, como un fenómeno de amnesia autoinducida para revalorar su experiencia y dar por bueno, por normal y por lo correcto cuestiones, que, desde su primera educación, sería cuestionables. En este asunto, no hablo de evolución del pensamiento, de desarrollo del pensamiento. Tal vez, la masa común no me pueda comprender: no es para ellos, que yo hablo en mi pensamiento y cuando me concentro en temas de importancia, sino para los intelectuales, para la Universidad de La Habana en muy primer lugar. Yo comparto con mis colegas Científicos mis inquietudes y puntos de vista. Yo los invito a la reflexión y a investigar con un enfoque amplio, a salirse de los libros, sin dejar de apoyarse en ellos; de avanzar hacia la Nueva Sociedad sin olvidar la historia, que le sirve de base y la condiciona. Yo les invito a dar el Gran Salto. Yo les invito a caminar. Y, lo hago, con el primer libro, de los 3 regalados por MI PADRE, sobre mi escritorio, frente a mi teclado, y con la foto de MI HERMANITO en lo alto, junto a mis dos más queridos Diplomas, entre todos mis diplomas, el de graduada en el MGIMO Universidad y el del Doctorado.

Profundizaré algo más en la familia, a la que se le ha dado el carácter célula social, lo que implicaría una dejación de la individualidad a favor de un colectivo. Yo estoy radicalmente en contra y considero, que se pueden compaginar ambas cuestiones: individuos y familia, a través del respeto.

Cuando hablo de la asimilación a otra familia, considero que no siempre es negativo. Lo importante es no aplicar la simulación de olvido, porque ello lleva a la negación del papel positivo de la educación de la mejor parte de la pareja en los casos, en que perece ante los intereses comunes o por la desidia o por la cobardía de la contraparte fuerte, la más educada, la superior; por rehuir enfrentamientos, conflictos y la necesidad de soluciones radicales.

Muchas veces, suele haber chantajes emocionales y morales, es decir, éticos por parte del que posee menos escrúpulos; otras, se disuade a lo largo de la vida hasta convencer de lo opuesto a los criterios del propio individuo. Un ejemplo de ello, es Santa Teresa de Jesús, en que su padre para separarle de su prima, de la influencia de ésta, le envió a un reformatorio católico, gobernado por monjas, que le convencieron de lo pervertida, que era. Podemos imaginar de qué se trataba. Más tarde, Santa Teresa es enclaustrada por propia voluntad.

¡No queremos más Santa Teresas; ni personas, que llamen perversión al amor!

Muchos de ellos esconden sus verdaderas inclinaciones, tras una homofobia exacerbada y teatralizada. No existe nada peor, que un maricón arrepentido. Yo prefiero y respeto a aquéllos y aquéllas, que miran de frente, y pueden decir:

“Yo amo a esta persona, porque nos complementamos, porque nos comprendemos. No nos hemos comprado, sino que existe atracción, empatía y unidad de nuestros espíritus”.

A veces, es un proceso largo, accidentado, porque está mediado por la formación de género y los tabúes sociales; los prejuicios, que siempre son inducidos socialmente y responden al modelo de sociedad imperante, que, en mucho, está marcado por el pasado remoto de la Humanidad, sobre todo, por el Medioevo. En el caso español, y consecuentemente cubano, por un Medioevo oscurantista, homofóbico, erofóbico, represivo y anti-natural, porque no primaba el amor. Un Medioevo, que todavía acompaña a la nuestras sociedades. Un Medioevo de apariencia modernizante. Sociedades diseñadas por la televisión, el cine y hasta por los anuncios, que nos llegan desde todas partes. Llama la atención los mensajes de ratificación e involución patriarcal, que nos llegan desde algunas canalizaciones del Movimiento de la Nueva Era inclusive, cuando nos acompañan con imagines del Matriarcado, en el panteón Hindú, heredado de los Arios y difundidos por un Buda con orejas de la raza blanca. Por muy accidentado, que haya sido el proceso, por muy mediado y condicionado que sea por “lo socialmente mejor visto” el ser humano debe conducirse por su YO ÍNTIMO, que estará en concordancia con SU YO SUPREMO. Desconfiar de los que nos hablan al oído, de los que nos susurran aún sin verlos.

Desde la Antigüedad, es observable, sobre todo a través de La Biblia, que los matrimonios se concebían por medio del patrimonio (me refiero al período histórico refrendado por el libro y que forma parte de la Historia conocida, de unos 5 mil años hasta hoy). De facto, se compraba una esposa o se vendía a una hija o se unían dos fortunas o dos ramas de una familia para volver a consolidar el patrimonio. Esto, desafortunadamente, sigue ocurriendo hoy en día. Es una cuestión muy difícil, porque las personas, como norma, se relacionan en un mismo grupo social y, lo más frecuente, es que dentro de él surjan las parejas. No obstante, en el presente, no nos encontramos ante una rigidez social similar al pasado. Por ello, hay mayor oportunidad para el diseño de una sociedad mejor, con un mayor crecimiento humano medio, con una mayor posibilidad de libertad sin perder de vista la responsabilidad y el amor. De hecho, yo repudio todo matrimonio concertado por presiones sociales, por intereses económicos y en que la mujer o el hombre sean objeto de compra-venta, abierta o disimulada.

El matrimonio actual sigue siendo, ante todo, un contrato económico, por mucho que se edulcore y se intente enaltecer, mediante el cual se regula la relación de subordinación y cooperación entre dos individuos, hasta hace poco, de diferentes sexos. Así como se establecen las relaciones y obligaciones hacia la descendencia, cual si se tratasen a los hijos, como propiedades, del mismo modo que a los bienes. Es una empresita inestable emocionalmente. A esta altura de la historia de la Humanidad, no se puede considerar de otra forma que loco, inmoral e inaceptable.

El matrimonio debe ser una institución dónde prime el amor, dónde prime la igualdad, la verdadera igualdad y la fidelidad, no sólo las lealtades a pactos firmados y secretos, a pactos impuestos en alguna fase de sueño, del mismo modo que se hace en la familia. Por ello, encontramos seres humanos, comportándose de forma diferente a sus principios vitales y actuando en contra de seres queridos, cual si se hubiesen trastocado no sólo los cimientos, sino la personalidad, la moralidad, la integridad.

Muchos de esos pactos no conscientes van a estar vinculados a un componente sexual, que puede haber encontrado su causa en una homosexualidad temprana o en un chantaje sexual por dicha homosexualidad o a deseos sexuales reprimidos por relaciones de parentesco. También, existen chantajes emocionales y la exacerbación de complejos de culpabilidad ante la familia conformada, pero no deseada y que se tiene que presentar por deseada, por modélica y orgullo de individuos, sea o no respetable o de respetabilidad dudosa, de bases tan débiles, frágiles, sobre una mentira, sobre la amnesia de su génesis y desarrollo. Muchos hijos condicionan la felicidad de sus padres, mediante chantaje. También, va a estar presente la repetición torturante, despiertos y dormidos, de miembros de la familia por lograr sus objetivos, ya sea para sus nuevas familias, ya sea para favorecer a sus hijos o sus hijos para favorecerse ellos mismos, a los que se suma el uso de terceros para alcanzar objetivos no siempre honestos, deseados, etc.

Esto nos lleva a encontrar una dualidad, cuando están presentes multiplicidad de infidelidades y de inmoralidades, cuando personas confiesan tener una familia modélica y presentan necesidad de satisfactores externos, de amores externos, de aventuras externas, con y sin consentimiento familiar; una búsqueda constante de sustitutos, de incentivos, de movimiento para no pensar, para no cuestionarse a sí mismo y para no correr en busca de lo deseado, de lo anhelado, avanzar hacia el proyecto de su vida. Hay personas, que dentro de estos “magníficos” matrimonios de tapadera, cual tapa de servicio sanitario, viven una vida dual, no sólo a nivel físico, sino también mental, un tipo de esquizofrenia: la vida real y la vida a la que escapa, por lo menos, en pensamiento, en la que sí se sienten bien. Lo curioso es que existen personas, que a ese comportamiento enfermizo le llaman su vida real, la que no lees gusta, pero la soportan o la han soportado hasta pensar, que ya se es viejo o vieja para cambiar, para reiniciar la vida, para ser feliz verdaderamente, Y, su fantasía, una fantasía que no es más, que la vida que no se atreven a tener y siempre ha estado al alcance de sus manos; una fantasía, que no es fantasía: con personas concretas, con personas amadas y sólo no es una realidad por cobardía social, por rutina, por achantamiento, por comodidad, por pensamientos inducidos mentalmente por un tercero; por manipulación, en combinación con la familia, de los especialistas de la psique para mantener el modelo social, por miedo a ser rechazada o rechazado dentro de sus clanes, por vivir bajo la amenaza de ser señaladas, etc.

Por último, están aquéllos, que por una u otra razón, se encuentran solos en una etapa de su vida. Aquí, ubicaré a divorciados, viudos, separados o que deciden tardíamente formar una familia y se encuentran ante entornos familiares agresivos, ya sean hijos o parientes en diferentes grados, mucho más, de haber intereses económicos por medio o querer avasallarlos o necesitarlos de referente social de sus pequeños éxitos. En este grupo, pudiesen ser incluidos los homosexuales en sus diferentes grados y manifestaciones, con independencia que la flexibilización legislativa abre más las sociedades ante esta realidad humana, reprimida en el transcurso del Patriarcado, con la excepción de la homosexualidad promiscua de los griegos  antiguos, que llega a los Dioses de su Panteón. Bien entendido, la SEXUALIDAD DIVINA no repara en el órgano sexual, aunque lo utiliza, a la hora de inspirar amor de pareja a los seres humanos. Por ello, encontraremos a ZEUS transfigurado en TORO para enamorar a EUROPA. Se nos presentan, aquí y allá, de un sexo u otro, en dependencia de las inclinaciones de su corazón. DIOS ESPÍRITU SANTO DIVINO es neutro, pero no de una neutralidad militar de no participación, sino neutro en amor y envía su Espíritu de amor de pareja a un par, siempre con la intención de que se llegue al éxtasis, al encuentro, a la entrega, al deseo, de cada uno contando con cuerpo humano, de fusionarse, de apretarse hasta convertirse uno, cual célula, que conserva la capacidad de integrarse en el amor y dividirse para cumplir sus obligaciones sociales, incluido su obligación de contar con un criterio propio, con una individualidad.

P: Me llama la atención, que no habiendo tenido, en lo personal, la experiencia matrimonial, pueda hablar, cual especialista liberal sobre temas tan complejos. ¿Hubo algún asunto similar en su familia?. ¿Se debe a ello su experiencia?

R: En mi familia nuclear, yo nunca vi ningún tipo de infidelidad, por ninguna de las partes. Tampoco, en mi casa, se hablaba de infidelidades en otros hogares, no se hablaba de las familias del entorno ni de sus relaciones. Nosotros nunca chantajeamos a nuestros padres. Me refiero a mi familia nuclear, porque en mi familia extendida el chantaje infantil ha estado presente.

Hablo de mi infancia, no de la de mis hermanos, excepto RAÚL. Ellos tuvieron mayor contacto con el entorno y con los parientes de la familia extendida, por tanto, mayor influencia de otros sin estar completamente maduros. Bueno, hay personas, que nunca maduran. No sólo es cuestión de edad y de apariencia externa.

MI PAPÁ no permitía, que se conversasen cuestiones, que nosotros no pudiésemos oír. Si no lo podían escuchar los hijos, no se conversaba. Nunca se nos mandó a salir de una habitación para hablar algún tema. Ya he dicho, que siempre se contestó a mis preguntas. Creo, no haber hecho preguntas, que les pusiesen en situación no cómoda. Sólo en mi trabajo, en mi etapa de Socióloga y cuando me visto de Socióloga, hago preguntas difíciles; preguntas necesarias para el trabajo de un especialista; preguntas, que algunos preferirían no haber recibido y que, a veces, necesitan de una explicación de la intención de la pregunta y dar seguridad de que no se trata de curiosidad, sino de profesionalidad.

¿Cuándo entra el componente sexual en nuestras vidas? Yo tenía 6 años. Entró a espaldas de nuestros padres y fue a través de un pariente, al que se conocía poco y llegó con mucha familiaridad. Lo mismo hizo en las familias de sus otros medio hermanos o hermanas, que tenían hijos pequeños. No había crecido con ninguno de sus hermanos. Era un pederasta. Se dedicaba a tocar, por lo menos, a las niñas. Yo me inclino por la consideración, que su actividad era mucho más amplia, aunque no conocida o revelada.

A mí, me tocaba los genitales y me hacía tocarle sus partes. Cuando nace MI HERMANITO y va creciendo, en la medida que MI HERMANITO me acompañaba todo el tiempo, sus posibilidades decrecieron. No obstante, le gustaba regalar frutas, dulces, llevar a pasear en su coche; sentarse a los sobrinos sobre sus genitales, acariciarlos, alabarlos, darles a beber ron en los paseos (niños, que nunca habían bebido ni visto beber en su casa), lo digo por mí. He tomado añejo Matusalén, el mejor Ron del Mundo, si se fabrica con agua de Santiago de Cuba, lugar escogido para su fundación en 1872 (nada que ver con el de República Dominicana). Pues, caté el Ron Matusalén muy temprano en la vida, sin haber probado otro, y me impresionó su bouquet, su estabilidad en boca, su aroma suave, delicado y duradero; a pesar de ser una niña, me fue fácil tragarlo (no vuelvo a tomar bebida fuerte hasta que Severo Aguirre, el Embajador me obligó a probar el vodka el día de la Defensa de mi Tesis del MGIMO. Decía, que no me podía ir de Rusia sin haber probado el vodka. En su Residencia de Embajador de Cuba en Moscú, probé el vodka y un excelentísimo coñac francés).

Volviendo a un tema tan oprobioso como el abuso sexual infantil, ese individuo era un vicioso y se arrastraba en medio de la madrugada, usando técnicas militares, para tocar mi sexo. Sólo me tocaba. Yo me asustaba y me quedaba muda. A veces, cuando la cara estaba disponible, le daba una patada con mi pierna izquierda. Este individuo me acosó sexualmente, dentro de mi propia casa, unos 10 años. MI HERMANITO era mi respiro y no sabía nada. Puede ser, que no se le quisiese tanto por eso. Algunos no nos querían tanto, como pensábamos.

A modo de curiosidad, diré, que ese individuo, en Santiago de Cuba, conducía una Guasabita, un tipo de camioneta, y era un militar no militar, algo así, y similar al individuo, que golpeó con una Guasabita militar a MI HERMANITO por la espalda en el fatal accidente.

Cuando crecí un poco, aproveché una oportunidad conflictiva para coger un palo y decirle: “Si me vuelves a tocar, te voy a pegar”. Se lo dije delante de todos y no le dirigí más la palabra. Desde ese día, se abstuvo y dejó de acosarme. Era insoportable, en las noches, aún estando, yo, en la cama de mis padres. Yo le tenía miedo y, además, portaba armas. Yo sabía, que MI PAPÁ, siendo un niño, un adolescente, había echado de su casa de Vista Alegre, Santiago de Cuba, al marido de su madre por maltrato oral, y lo había visto actuar contra hombres abusadores e irrespetuosos. Los negros del Aserrío San José, esos que andaban con navajas, lo respetaban sobremanera. Yo temía, que MI PAPÁ se diese cuenta, porque el pederasta era, además, asesino. Se jactaba de sus tiros de gracia, de salpicarse con los sesos de los individuos. Y, estos abusadores, pederastas, acosadores de niños y mujeres toman esas circunstancias en consideración.

Bien, años más tarde, lo vi relacionarse con una sobrina, que vio nacer, cual si fuese su marido, como si estuviese de Luna de Miel. Ella ya era una mujer y, evidentemente, mantenía una relación asumida y deseada en el momento, a que me refiero. Era un tío, que llevó a su sobrina a conocer La Habana en los ‘80. Yo, que sabía sobre sus fechorías, pude ver algo más, que el cariño familiar de un tío. Era una pareja y ambos estaban enamorados, disfrutándolo. No es cuestión de suspicacias ni de especulación, sino que los tíos y las sobrinas no se acarician y se abrazan constantemente, no andan tomados de la mano, a no ser de pequeñitos para cruzar la calle.

Pongo mi caso por ejemplo, porque, desde las Ciencias Sociales en Cuba, ningún Científico lo pondría en duda y, muchos menos, las personas, que trabajaron conmigo, mientras que, en mi entorno familiar, se ha dicho que miento y, también, se me ha tachado de pervertida para no decir cosas peores. Cuando yo estaba escribiendo y, con posterioridad, el libro, que fue el Mejor Libro Científico Publicado en la Universidad de La Habana y obtuvo el Premio de la Academia (sólo mi hermano Miguel Ángel, hoy en los Estados Unidos, no se ha sumado a la calumnia) algunos se dedicaban a la creación de estados de opinión desfavorables a mi persona. Debe de haber de todo, como en botica, como en casi todas las familias, cuando se incluye a la extendida y cuando Jefe de la Familia Nuclear fallece. Incluso, puede haber rivalidades en el plano intelectual o envidias.

No sé qué tipo de perversión me han colocado de San Benito, pero me han llegado noticias de Cuba de mi propio hermano Desiderio Torres Ribeaux, fallecido recientemente. Éste no se atrevía a leer mi novela, mi primera novela romántica, VALS PARA KARLA por mi perversión y, al parecer, se lo había comentado a un amigo, antes de darle a leer mi primera novela.

Mis hermanos y sus familiares no conocen absolutamente nada sobre mi vida sexual, sobre el carácter de mis relaciones de amistad. ¿Pensarán que yo tenía doble vida? DRA. Elena Díaz dudaría de la cordura de algunos de ellos. Bernardo Nieves Vega les rompería la cara. A lo mejor algunas personas se imaginaron, que yo andaba en correrías, cuando me quedaba a trabajar por las noches, con frecuencia, en el CIEI y hasta en el Edificio Varona o cuando salíamos en Jeep HK a recorrer y a estudiar Cuba. Yo les abofetearía, si lo hubiesen dicho delante de mí. Si a alguien le queda duda, que le pregunten a la DRA. Elena Díaz, porque cuando no estaba durmiendo, durante 10 años, o en el autobús, estaba en el trabajo o paseando con mis compañeros de trabajo. En el autobús, no me he dedicado al froteurismo y, además, era especialista en codos al estómago; no dejaba de decirle descarado al primer habanero, que intentaba frotarse. Que le pregunten a la DRA. Marta Núñez, con la cual compartía muchísimas horas, que viajó a Moa conmigo. Pueden ser preguntados todos mis compañeros de trabajo, con los que compartía la mayor parte de mi vida, desde el trabajo hasta los paseos, también, viajes de trabajo. Que le pregunten a Miriam García, si yo me dejo tocar o toco a mis compañeros o compañeras. Que le pregunten a Leonela Santana, si yo me acostaba con ella; no hubiese sido difícil acostarse con ella, de las dos estar de acuerdo, porque era una muchacha muy bonita y agradable, una mujer inteligente. Nunca se me ocurrió a mí o a ella tocarnos, y menos, lascivamente.  Se le puede preguntar a digna Sardiña, a Paquita Santiesteban, a Marta Montseny, a cualquiera de mis amigas de Cuba o España desde la Primaria hasta hoy.

Aunque insisto, no considero, que la homosexualidad sea una perversión, ni la innata ni la desarrollada en cualquier etapa de la vida, siempre que no esté acompañada de un comportamiento pervertido. Lo pervertido no es la homosexualidad, sino la forma de ejercerla, la inmoralidad implícita en la intención del individuo.

VIVA LA LIBERTAD SEXUAL. DESAPAREZCA EL LIBERTINAJE SEXUAL DE LOS ‘60. FUERA DE ESTE MUNDO, DE TODOS LOS PLANOS, LA PERVERSIÓN Y LA MALA PRÁCTICA MÉDICA.

Si algo me ha caracterizado es la decencia, la rectitud moral.

Cuando he mantenido relaciones sexuales con alguien es porque ambos lo hemos deseado y convenido. Yo no acepto las violaciones, ni las considero relaciones sexuales, sino violaciones. En una relación sexual, participan dos, una violación sexual es utilización despiadada de un individuo por otro sin su autorización, con su negación y sin su participación en el disfrute sexual. La violación puede ocurrir, incluso, dentro de un matrimonio contractual y se esconde tras la “obligación matrimonial”: No es obligación mantener relaciones sexuales no deseadas, no anheladas, no disfrutadas, aunque sean amparadas por un documento, que no tiene más fuerza legal que un billete bancario o un documento privado, a no ser que las personas se amen. Ante el amor, no hacen falta documentos, más allá de la necesidad de defensa del amor en sociedades, que existen individuos que funcionan bajo otros patrones. El amor no es un contrato, sino el más profundo, honesto y sincero sentimiento, que puede habitar un cuerpo humano.

El amor es un Sentimiento Divino.

Por ello, el amor se reserva a determinados individuos, mientras que a otros, a la mayoría, se les compensa esta carencia afectiva con enamoramientos. La incapacidad para el amor, por mayoritaria que sea, no puede convertir en enfermedad lo que convierte en divino a los humanos. El amor es absoluto, por tanto, no separa el cuerpo de la mente, como lo hace la tortura, el mal. El amor no es una fantasía, mucho menos una locura. Es cuestionable, deplorable, que en libros de Psiquiatría se le de la connotación de locura leve, que acompaña al Lenguaje Poético. Eso es cómo creerse que Jesús de Nazaret echó agua por la herida, porque está expresado de forma poética al llamársele a la linfa, agua.

El único sentimiento humano capaz de acompañar al amor sin fricción y conflicto es la amistad. Precisamente, llegan de Cuba las palabras de alegría y rebozo al enterarse por mi novela, que YO y Marion Welzel nos amamos. Imagínense, que para Digna fue una nueva noticia y algunos se creían saberse la historia. Digna fue la cubana, junto con Wenceslao Carrera Doral, que estuvo más cerca de nosotras. También, Elsa Agramante, que de forma indirecta participa en la novela y ocupó, por unos meses la cama que fue de Marion, tras haberla ocupado Ingrid, una húngara de muy cuestionable moralidad. No hubiese terminado el MGIMO de haber trascendido algunas de las cosas que se decían de ella. En el MGIMO, se era muy estricto con la moralidad, con la decencia. Yo supe de un caso de estudiantes rusos echados del MGIMO por participar en una orgía, en un baile en cueros. ¿Cómo lo supieron? Uno de los participantes o el fotógrafo deslizó una foto por debajo de la puerta de un Decanato; todos los que estaban en la foto y eran estudiantes del MGIMO fueron expulsados de forma inmediata. A diferencia de la Embajada de Cuba, que velaba con celo de la moralidad del estudiantado cubano, no tenían una obsesión social enfermiza con la homosexualidad, no le ponían carnadas ni vigilaban. Hay algunos graduados, que no se hubiesen podido graduar del MGIMO, si se hubiese tenido una idea de su comportamiento moral posterior, cuando menos. Ningún cubano graduado en el MGIMO cabe en la categoría de los que no se hubiesen podido graduar. Es curioso, que muy a pesar de los que se suele decir de los cubanos, de Cuba, cual paraíso de la perversión, nuestra generación dio pruebas de decencia y de una sexualidad ejemplar: no somos hijos de las libertades de la Revolución sexual francesa ni del pánico por lo sexual de parte de la Cristiandad. Debe haber de todo, pero primó una enseñanza moral de excelencia por parte de padre más exigentes, y de maestros y profesores con una formación estricta en todos los sentidos. El Magisterio Normalista, base de la Educación en Cuba de forma general hasta el año ’70, inclusive hasta 75, era inmaculado.

Puedo decir, que yo guardé la enseñanza ética de mis padres y de mis maestros durante todo mi desempeño profesional y posterior. Nunca he mantenido, por principio, relaciones sexuales en mi entorno social, ya sea laboral, estudiantil, vecinal. En Cuba, se dice, que dónde se trabaja y se vive, no se “come”. Yo esto lo he tenido siempre presente. Además, desde 1989, no he presentado interés sexual en ninguna otra persona, que no sea la Dra. Marion Welzel. Bueno, tuve un amante, un Profesor de otra universidad por un corto lapsus de tiempo. Ya estaba enferma del corazón, muy enferma y necesitaba caricias, ternura. Era, supongo que sigue siéndolo, un hombre extremadamente tierno. Una ternura tal sólo pudiese ser igualada o superada por la ternura de una mujer, una mujer muy tierna, una mujer enamorada.

Parodiando el cuento cubano, nadie en la Universidad de La Habana podrá decir, que ese cuerpecito fue mío, como tampoco lo puede decir el Cuerpo de Bomberos, ubicado frente a la urbanización “Los Maestros”, en Santander.

Señores, desde mi punto de vista, el amor y la amistad, aunque anden de la mano, no tienen un mismo origen. Porque el amor es no sólo empatía, sino está presente, ante todo, la atracción sexual; sin ella, no tiene base. Entretanto, la amistad es asexuada y tiene mucho que ver con esa inocencia sana de nuestros primeros 5 años de vida, con la añadidura de las fronteras, que imponen los tabúes y, sobre todo, la educación sexual cubana, que no da lugar a tocamientos entre amigas; no se suele tocar a los individuos, por lo menos, en mi capa social.

En esto, hay grandes diferencias, según las latitudes. Nosotros, los cubanos, decimos: “Fulana o fulano es mi amigo”. Incluso, podemos decir “amiga o amigo íntimo” y no están implícitas intimidades. No cabría en la mente de un cubano, porque se dejaría de ser amigos para ser novios o novias, parejas sentimentales.

Hago un paréntesis para repetir lo de Digna, porque me ha hecho feliz, me ha encantado. Pues, me ha escrito mi amiga Digna Sardiña Peña, condiscípula y amiga de ambas en el MGIMO, que ha recibido mi novela VALS PARA KARLA, un regalo, en Cuba. Ha sido, para ella, una muy agradable sorpresa conocer, que Marion y Yo nos amamos; le ha dado una gran alegría.

En esto de las intimidades, hay algo, que nos puede aclarar inmediatamente. Los niños, que son inducidos por los mayores a tener noviecitas, se hacen ilusiones tanto con mayores como con coetáneos. Cuando hablan de dichos asuntos, para saber si en realidad es cierto, se les pregunta: “¿Ya la besaste?”. Si una persona ha besado en la boca a otra es porque son novios o novias. Sin besos en la boca, no hay unión sentimental. Es tan sencillo, como eso.

De ahí, la canción: Bésame, bésame mucho

P: Estoy alucinando y maravillada de su capacidad para expresar, con tanta claridad, su concepción de la vida, del amor y de la amistad, su puesta de frontera a los intereses, como si dijese “tu cartera sácala de mi cama”. ¿Piensa que un beso tiene más connotación que una penetración?

R: Supongo, que haya visto mi calificación del hecho más memorable del año 2010, por lo menos hasta hoy: el beso de Meryl Streep y Sandra Bullock. Así sólo se besan las parejas. Me ha encantado, porque las dos me gustan muchísimos. Están entre mis actrices preferidas. Por cierto, yo siempre he relacionado a Meryl Streep con Marion Welzel, al ver aquella fabulosa película, protagonizada por ella, en que va en una balsa con remos, con un grupo de bandidos. Ella con sus hijos, controlando la situación y esperando a ser rescatada por su pareja, que iba con un perro por tierra. Ambas, parece, que dominan el deporte de remo, me refiero a Meryl y a Marion. Marion lo practicó antes de llegar al MGIMO. La Bullock tiene una belleza sobria, algo diferente, o diferente en mucho, a los fetiches de Hollywood. Me alegro tanto, que se amen.

Cuando califico su beso, como el acontecimiento del año 2010 (a no ser que sólo se quede en el de la primera mitad de 2010, de ocurrir otra cuestión que lo supere en mi valoración), lo que estoy valorando es el amor, la espontaneidad, la sinceridad y honestidad de sentimientos, la no ocultación de lo que debe ser patrón a seguir para todos, con independencia del tipo de pareja escogida, más que escogida, experimentada, sentida, conformada por amor de Espíritus. Compara Usted el beso y la penetración. Para realizar el acto sexual no es necesaria la penetración, mejor dicho no es obligatoria. Esa es una concepción masculina de lo sexual. La mujer es más sensual, más romántica, más soñadora, más de pequeños detalles. Los verdaderos amantes, entendidos como amados, se miran el fondo del alma, se escrutan y acarician el interior, aún sin tocarse; realizan el acto sexual con un beso en la palma de la mano, en el MC8, desde donde se estimula el corazón en Digitopuntura. No es lo mismo besárselo uno mismo que se lo bese el ser amado, del mismo modo que no es lo mismo mantener relaciones plenas con la persona amada que masturbarse. No obstante, señalaré, que muchas veces es más placentero, en algunos individuos, masturbarse que mantener relaciones sexuales dentro del matrimonio o con la “pareja escogida para compartir la vida”. Recuerdo, que en Español, cuando colocamos comillas, no subrayamos, sino que ponemos en duda, cuestionamos.

Te diré, que si uno tiene la dicha de escoger por pareja para compartir su vida a la persona amada, amada con amor, es maravilloso. Yo conozco a una pareja así. Se amaron desde jóvenes y todavía se aman. Yo los vi con 86 y 83 años, cual si fuesen todavía novios: mis amigos, mis santos amigos Eulogio Gómez y Montserrat Vallvey. Camagüey es tierra de amores, de grandes amores: Gertrudis Gómez de Avellaneda y su camagüeyano, pariente de Dulce María Loynaz; Eulogio y Montse, cántabro y catalana, nacidos en El Camagüey, que serán protagonistas de alguna novela futura del Realismo Romántico del presente siglo, y mi amor con mi camagüeyano, a quién está dedicada una novela, que empalma con VALS PARA KARLA, que, en definitiva, no se corresponde con mi realidad vital y, una vez más, muevo los escenarios de Santiago de Cuba a La Habana. Aunque en esta otra novela, comenzada antes que LAURA VICTORIA, recorreré varios escenarios cubanos, la desplazaré por tres puntos de la Isla. No sé dónde estará el Ing. Bernardo Nieves Vega, mi primer novio, espero le haya llegado VALS… para él será toda una noticia mi lesbianismo y que yo haya podido amar a otra persona aún más que a él, sin penetración siquiera de una lengua por la boca, con sólo miradas, conversaciones y leves caricias, con cartas que hacen fluir del interior al contacto de las llenas de los dedos con la letra de la persona amada, cartas que no hablan de sexualidades, sino que, a través de ellas, siento correr sobre el dorso de mi mano izquierda el dedo pulgar de MI VENUS.

Bernardo Nieves Vega, mi amor de Ucrania; Bernardo Nieves Vega: mi amor masculino, penetración, labios mordidos, besos en todo el cuerpo, besos de la cabeza a los pies, y viceversa; Bernardo Nieves Vega: jamás, un brazo apretado, ni un puñetazo al estómago, ni una penetración contra natura, sólo caricias. Marion Welzel: mi segundo amor de estudiante; Mario Welzel: mi amor de Rusia, mi amor de Cuba; Marion Welzel, mi amor femenino, mi amor lésbico, mi amor por cartas y encuentros, encuentros memorables, que han trascendido a la Literatura Universal de forma pública; Marion Welzel, una mirada acariciándome durante 3 años, día y noche, en una habitación, en cuyas paredes están impresas palabras amables y sonrisas, la belleza del amor, de un amor exquisito y puro. AMOR con mayúsculas, que se consumó en Espíritu y que, todavía, presiona, cual volcán desde el interior de nuestros cuerpos, a nuestros respectivos Montes de Venus y eleva a la fase de meseta nuestras mamas, nuestras vidas. Dos amores, me enamoré a los 20 años de Bernardo Nieves. También, a los 20 años, Marion Welzel se enamoró de mí, YO tenía 23. Veinte, 20, Número del Amor y la Belleza.

 P: Volvió a salir a flote la Literata. Bien, cambiando de tema. ¿Usted cree, que siempre va a estar presente el componente adulto en la iniciación sexual de los niños?

R: Sí. Para mí, la iniciación sexual no se refiere al momento de desvirgamiento o desfloración, ya sea del hombre o de la mujer, sino a la introducción de los niños y niñas a los temas sexuales, a incentivar su interés por lo sexual. Este fenómeno no se da en la misma etapa de la vida en varonas y varones, a no ser que las niñas hayan sido criadas en las calles. La mujer joven no presenta grandes necesidades sexuales, aunque le gusta ser admirada, cortejada y querida. A veces, la mujer llega a las relaciones sexuales, inducida por su pareja masculina o por imitación de su entorno. La sexualidad temprana es una conducta masculina, que bien puede ser resuelta a través de la masturbación sin relaciones de parejas más complejas. Ayudaría a relacionarse sexualmente de forma responsable. La sexualidad no es un juego y es esencial para la psiquis humana desarrollar una actividad sexual satisfactoria y deseada.

Como norma, los niños, que incitan a otros a la actividad sexual, serán aquéllos que sus padres no se cohíben en su presencia o los que viven en condiciones de hacinamiento, promiscuidad. Esto lo observé en familias decentes, en que las habitaciones no eran cerradas, sino contiguas y separadas por un tabique. También, en niños, en que sus padres son promiscuos y/o realizan el acto sexual en su presencia, en una misma habitación o con ellos en la cama. Este tipo de niños, por supuesto, despertarán a la sexualidad de forma prematura y estimularán a otros; participarán en juegos sexuales en escuelas y lugares privados, por ejemplo, los servicios sanitarios, los excusados y, al parecer, armarios.

Puede ser, que, de ahí, provenga la expresión “salir del armario”. Lo curioso es que sólo se utilice para las relaciones homosexuales.

Además, están los adultos, que incitan a los niños a que le digan cosas de enamoramiento a las muchachas, que les pregunten si les gustas y muchas cosas por el estilo. Esto será más frecuente en personas del campo o en familias de las capas sociales de menor educación, más primitivas o con vínculos con personas menos desarrolladas en el plano de intelectual, con menos ocupaciones mentales. Por ejemplo, en los anormales, se suele producir un fenómeno de fijación sexual, necesidad exacerbada de realización del acto y mayor violencia sexual.

Un niño puede ser incitado, inclusive, puede vivir un enamoramiento fantasioso, pero nunca será un amor de pareja. Así lo creo y considero: el amor es una actividad sentimental de personas estables emocionalmente.

P: ¿Nos va a sacar a alguien del armario en esta entrevista?

R: (Sonrisa) Tal vez.

Para muchos la novela VALS PARA KARLA ha sido “mi salida del armario”. No es así, porque yo no estaba, ni he estado nunca en ningún armario y, tampoco, hice nada a escondidas. Yo respeté el tiempo, que Marion Welzel me pidió: 10 años. No es su tiempo psicológico, como llegó a entender el Dr. Soladana Carro o cómo yo lo trasmití. Hoy día, pienso, que cuando yo llegué a mi habitación y la encontré allí, ella ya había tenido, por lo menos, una experiencia lésbica, en cambio yo, aún. Ella lo que nunca había experimentado era amor. Marion se enamoró a primera vista. Considero, que ella no había mantenido, ni ha mantenido relaciones sexuales ni amorosas con personas, que hayan experimentado amor en algún momento de sus vidas, por ello, realizan el acto cual perros, que entran sacuden y salen, hasta penetran antes de que la perra esté húmeda. Un embarazo, un hijo, un acta matrimonial no avalan una relación, sino la plenitud de la relación misma. El amor nunca será una carrerita y un revolcón a lo italiano. El amor es aristocrático. El amor hace aristócratas a quiénes lo experimentan. Es el mayor lujo, que se puede recibir y exponer, lucir.

 No creo, sinceramente, que se deba a ella misma la abstinencia de tantos años, incluso, durmiendo varios días en la misma cama, sino a mi decencia, a mi no promiscuidad. No obstante, satisfago a los lectores en Son de Karolina, que también fue escrita a petición de éstos, tras la sugerencia del Dr. Amaro Soladana en 2002, al leer la primera versión sin revisar, terminada el 4 de Diciembre de 2002. Marion conserva el único original de dicha versión.

P: ¡Interesante!. ¿Por qué lo conserva?

R: Porque nos amamos. Y, cuando se ama, no hay lugar a terceros. No existen. Aunque mires y haya personas, interiormente, no las ves.

Diez años, que se han extendido a 20. Puede ser, que sea por lo del número de Afrodita o porque ella quiera que las dos seamos 10 en la cama, según una escala que he oído mencionar en España y no conocía con anterioridad al 2000. Eso sí, ni el dinero, ni el coche de lujo, ni diamantes, ni cuadros hace a ningún ser humano mejor en la cama, lo más que pueden lograr en una mentira o un fingimiento. Yo las he oído y las conozco, que conocen a un individuo y le dicen “mi amor” (carcajadas), hablan con las amigas de su esposo corneado y le llaman “mi marido”. Hay muchos hombres, que se conforman con eso, porque no les interesa más que hundir su palito en un hoyito. Algunos se compran muñecas hinchables y hasta una vagina de silicona. También, hay mujeres, que le regalan a los novios y maridos instrumentos “eróticos” para introducirse en el ano y dicen, que ellos confiesan: “La paso bomba”. Esto son cuestiones que a mí me dicen las personas que lo hacen o yo he observado en una tienda, una Sex-shop. Todavía, en 1992, en Ámsterdam, Marion y yo no nos atrevíamos a mirar, a detenernos ante una vidriera de este tipo de tiendas. No sé, si puede haber en otro lugar más tiendas de objetos de este tipo por manzana que en el Centro de Ámsterdam, en las cercanías de Barrio Rosa. Quiero aclarar que Marion Welzel no es promiscua, que a la que yo conozco es capaz de ruborizarse, sin que le suban los colores al rostro, no se pone colorada, Y, tiene un Espíritu Amante y fiel, un solo amor: YO.

No le digo más, porque, me ha costado tiempo y esfuerzo, y no sólo, saber algunas cosas ocultas para comprender todos sus mensajes de amor; tratar de comprender este Baile Universal, que se da por diversas vías y condicionado por algo que hay allá fuera, que hay que echar fuera, como a Alíen. Por cierto, alguien colocó su antebrazo en mi chakra 5, leído como aparece en Internet, por detrás el Día 30 de Abril de 2000, cuando se estaba canonizando a Sor Faustina Kovalskaya en el Vaticano, y mi perro se puso furioso, agresivo. Es muy inteligente mi perro, mucho más que yo. Dicen, que los perros ven, cuestiones que no vemos, normalmente, los humanos. Yo sé, que es así. Hace poco vi ala protagonista de Alíen, la primera película. Varias personas decían, que nos parecíamos; ahora, no nos parecemos. Curioso, en 2003 ó 2004, más probable este último, una monja amiga me regaló una abrigo violeta claro con la marca Alíen, cuando me lo ponía quedaba encima de mi chakra 5 (que en realidad es el 3, contando correctamente por la cabeza y por delante). Bien, es complejo y yo a veces no entiendo. No es fácil, cuando están en juego los Dioses

P: ¿Huuummm!

R: No crea, nunca se sabe a ciencias cierta "Who is who", como el famoso libro inglés del Comercio. Lo importante, la cuestión es “Be or not to be”. Por lo demás, yo estoy confiada, porque YO SOY ÚNICA, insustituible; no soy intercambiables. Leonela Santana decía en el MGIMO, que yo era la única que no me iba a corromper. Ya no estoy tan segura, porque dos que duermen en el mismo colchón se vuelven de la misma condición, a no ser que se haya pasado un período de purificación período. Parece, que intuía, que se iba ella misma a portar mal. (Carcajadas)

Bueno, Marion Welzel sabe sus asuntos y por qué se contiene deseando casarse conmigo desde el MGIMO. Ahora, se puede, en España, desde el 2005 y, en Alemania, se reconocen las parejas homosexuales de hecho desde el 2000.

Ella sabe sus asuntos. Yo he tenido, que imaginármelos.

Ella suele decir todo de forma subliminal o simbólica. Ella no es dueña de la Palabra. La Palabra es mi mayor y mejor arma, sobre todo, la escrita. Tal vez, y por ello, Marion Welzel me pidió, en su momento, que escribiese sobre ella. Entonces, estaba yo escribiendo la Trilogía de Testimonio, que antecedió a VALS PARA KARLA, corría 2002, la primera mitad de 2002. Además, alguna vez me escribió, que ella no podía hablar, pero por qué yo había comenzado a sentir limitación al hacerlo por teléfono. Ella decía, que yo podía hablar sobre todo, decir todo. Me invitaba, de esa forma, a no contenerme, también, a decirle cuánto la amaba, cuánto la amo. Es lo que a ella le hace más feliz, con independencia de su enclaustramiento “liberado”. Sé, que ella sigue mi Web.

Hay personas, que me conocen y dicen, que nadie me conoce. Imagínense cómo si sólo existiesen los que se presentan en la tve, en la Televisión Española, nunca antes mejor escrito que con minúscula. No es justo, hay algunos documentales y contadas telenovelas excelentes, por lo menos antes de Mayo de 2004, cuando veía todas las tardes la Televisión. Ahora, transcurren los días y no la miro, enciendo y apago por su baja calidad o por sus chismes. Me parece, que mis anécdotas y mis libros son mucho más interesantes, entretienen más, también, enseñan. Pues, le decía, que hay personas, que me conocen y hablando conmigo me dicen, que nadie me conoce. Están muy equivocados. Fíjese, que, en 2007, me voy a Alemania, a Rangsdorf, una aldea crecida a pueblo, a pueblo pequeño; en el pasado, hubo un aeropuerto de los águilas alemanes, los pilotos de Hitler. Pues, llego y pregunto a varias personas, si conocen la Dra. Marion Welzel. Ni una sola persona la conocía en la aldea, donde vive. Sin embargo, el Dr. Pascual Correa, Decano de la Facultad de Derecho de la Universidad Central de Las Villas, en Cuba, me escribe: “¿Tu Alemana? Muy linda, muy linda tu Alemana” y recuerda hasta del abrigo, que utilizaba a finales de los '70. Pues, antes de llegar a tocar su timbre, entré en la Pastelería de la esquina de su casa. Estaba, bebiendo mi chocolate con un pastel, y salio una empelada y le dijo a la otra: “Aquí está la torta de los Lenk”. Yo me reí de buena gana. ¡Coño, si hasta aquí me conocen!

Ya le dije, suele decir todo de forma subliminal o simbólica. Realmente, es una persona de pocas palabras, aunque parezca lo contrario. Es muy primitiva. Por cierto, me hizo el mismo regalo en 1978 y en el 2000, con motivo de mis cumpleaños, 22 años después y 20 de matrimonio contractual no deseado, a pesar de presentarse con el cirquito de su familia en mi casa de Altahabana: una naranja, una vela en forma de naranja. He tenido, que aprender mucho para comprenderla; conocimientos ocultos. Ella lo sabe intuitivamente. Ahora, sé, que éramos una pareja, la más importante, en tiempos del Matriarcado, antes de que comenzasen las migraciones del Asia Central hacia las diversas direcciones. (Sonrisas) En Asia Central, no se apartaba de mi lado, no se soltaba de mi brazo. Ella insistió, en que yo fuese a ese viaje y me invitó, cubrió los gastos. Cuando eso no era tacaña; no le gustaba ser alemana. Mejor dicho, no le gustaban los alemanes. Nunca le gustaron los alemanes. Los cubanos no le gustan tampoco, ni las polacas, ni las vietnamitas.

Sólo, YO le gusto. Sólo, YO le excito sexualmente.

Quién siga sus movimientos, hoy, no lo creería, en el MGIMO, no salía de la habitación. Ahora, sé, que era por mirarme. Después, de haber visto la Pasión Turca, no me gusta haberle mandado el cassete de Ana Belén, “Mírame”. Mi Alemana salía justo lo imprescindible. Nuestra Habitación 5 era una habitación muy linda, muy clara y con una vida transparente, ni siquiera la oscuridad pudo ensombrecerla con su halo, ni Doris llenarla de fetidez. Ella tuvo mucha suerte de vivir conmigo, como le dijo otra alemana, Irina, cuando se asustó al conocerme. También, le dijo: “La Habitación de Kary es la más bella del albergue”. Se asustó mucho, se puso muy nerviosa. Nunca me ha contado por qué. Nunca me ha contado qué impresión le di. ¿No dicen los rusos que son mudos? En este caso, parece, que sí.

Pues, le decía, que con 22 años de diferencia, en 2000, llegó con el mismo regalo que en 1978. Su significado, en tiempos remotos, era una petición en matrimonio. Se le regalaba una naranja a quién se pedía en matrimonio. Yo lo leí en la relación mujer-hombre. Mas, por ese gesto suyo sé, que proviene del Matriarcado y sugiere la unión de dos medias naranjas, para conformar una entera. Pienso, que proviene de la Primavera o el Verano, de las tierras de Cheliabinsk, donde habitaban las amazonas; era necesario cruzar a nado un río y entregarle la naranja, que entonces era un lujo, cual joya, porque tenía que ser transportada desde tierras lejanas en camellos. Ese río es el Míass, y el escudo y la bandera de Cheliabinsk en un camello, que es un animal, en la actualidad del desierto. Resulta raro ese animal en la latitud y clima de Cheliabinsk, no puede haber pasado desapercibido por los historiadores. Es muy raro, que haya un muro en ese escudo también. También, es raro que no recuerde la mención de la naranja en La Biblia, donde debería ser más probable. ¿Será la naranja símbolo del Matriarcado? Sabemos, que en Cuba se les llama naranjas a las mamas de las féminas, cuando la tienen robustas y limoncitos las de las adolescentes o mujeres de mamas pequeñas. ¿A ello se debe su expresión “tú eres mis media naranja” y su reclamación “sin ti no soy completa” o su coqueteo “me tienes presa”?.

También, en 2000, me ratificó, que se quería casar conmigo, pero lo hizo de la misma forma amañada que en 1980, cuando estaba, en estado de gestación, su pareja posterior por contrato humano, firmado por presiones y no deseado, le comenzó a presionar, a acosar para que se casase con él. Ella no quería y él trató de que yo la convenciese. Se puso ella muy brava, cuando lo sorprendió tratando de que yo interfiriese a su favor. ¡Yo tomé una distancia educada!. Y, Marion Welzel, en uno de sus ataques pasionales, con gran ternura y mirándome a los ojos, me dijo: “Yo con quién me quiero casar es contigo. Si tú fueses hombre, me casaría contigo”. Tenía unos 5 meses de embarazo o más. Nunca me había dicho, que me amaba.

Es una lástima, que fuese muda, porque éramos las dos mujeres más atractivas, con una belleza equilibrada y que estábamos más buenas del MGIMO Y, éramos muy buenas personas, excelentes personas, divinas en toda la extensión de la Palabra. La negra Elsa me decía, por aquel entonces, La Superior (pronunciado en Inglés). Yo no era consciente de que le amaba, pero sí le amaba y mucho. Yo esperaba, cada noche, como cuenta la primera novela del Realismo Romántico, unos minutos antes de la medianoche para ir a darle las buenas noches, recostada, acostada en su cama, junto a ella, tomadas de las manos. Ella sólo me lo pidió una vez y fue tan grato, nos gustó tanto, que lo repetí hasta que ella no volvió, poniendo la excusa del niño. Yo sé, que no fue por el niño.

Digna, Paquita y Juana Elena recordarán, que todas las noches, estando con ellas y con los que estuviesen en su habitación, yo salía un momento y, luego, regresaba, unos 5 ó 9 minutos. Marion era, cual cenicienta, tenía que dormir a las 12 en punto. Hablábamos un poquito, con mi mano sujeta sobre su pecho, sobre su corazón. Yo mantenía, siempre, el pié derecho, apoyado en el suelo y el resto del cuerpo sobre la cama. Ella me decía: “Ya quiero dormir. Tengo sueño”. Yo le daba las “buenas noches” y volvía con mis amigos cubanos. Pensaba, que YO era completamente heterosexual. Sabía, que Marion estaba enamorada de mí, pero que lo controlaba muy bien, pero no lo tenía presente en la relación. Yo la vivía con mucha tranquilidad y naturalidad, mientras tanto pensaba, que seguía amando a Bernardo. Yo creo, que sí. Esa borrachera me duró 10 años y volvimos a estar juntos, esa vez como amantes, con una relación de mi parte muy relajada, menos comprometida; siempre seria. Para mí, el amor es lo más serio, que existe y la alegría más grande, que puede experimentar un corazón humano. No hace falta estarse riendo, mas la risa brota fácil, espontánea, en mi caso, discreta.

Sólo hubo algunos momentos, que no pudo, Marion Welzel, contenerse. Sé, que hacía un gran esfuerzo. Eso sólo lo sé ahora, porque ella respetó mi heterosexualidad. Ella respetó mis tiempos psicológicos, pero complicó su vida, como bien dijo uno de mis lectores, de forma superficial, sin pensarlo e irresponsablemente, que al complicar su vida, sin sentido, complicó la relación de amor, creando un triángulo en que el vértice masculino era un añadido innecesario y un sin sentido mismo, un absurdo sin sentido. De ahí, su búsqueda constante del sentido de la vida y sus depresiones, añadido el componente de control y sus llamadas constantes al trabajo de ella, en conjunción con haber puesto la cabeza sobre la almohada de un Saturno con el número 6, que si uno observa, da la impresión que siempre ha estado utilizando las Matemáticas o algún Matemático le ha guiado, un Matemático oscuro, de la oscuridad, porque hay demasiadas cosas, sino todas en su vida y combinaciones, que suman 6. Le decía, que vivimos tiempos apocalípticos.

Fue un error, nuestro mayor error, no hablar claramente, sobre todo de Marion, porque ella sí sabía y estaba segura de amarme. Claro, que temía, que yo me fuese de la habitación o le pidiese salir de allí, que hubiese sido lo correcto, de no amarla, como la amaba MI ESPÍRITU, MI PARTE DIVINA, mi inconsciente o subconsciente, ese Niño o Niña dormida, que llevamos dentro. Marion Welzel me amaba íntegramente y era consciente. Ella siempre dice, que las personas de su entorno la ven cruel, pero que, en realidad, tiene 14 años, que es una niña romántica de 14 años. 14 es igual a 5. Nos amamos muy tiernamente, muy dulcemente y completamente, en Absoluto, íntegramente las dos y a las dos nos gusta la riqueza, en todos los sentidos. A ella, siendo consciente, le faltó experiencia, no avanzar con cautela, no dejar de avanzar y hablar, pues yo soy una persona de palabras, de relaciones muy transparentes, muy claras, de definiciones. No me gustan los asuntos turbios. Es tan fácil decir: “Yo te amo”, cuando se ama. A ella le costó 22 años y, cuando lo dijo, añadió: “Sólo a ti te he dicho “te amo” en toda mi vida". Yo le amo a ella y a todo lo que le pertenece, a todo lo que le es, verdaderamente, querido. Eso sí, no hay persona en este Mundo sobre ese amor y, mucho menos, una familita sobre mi clítoris. Yo nunca estuve en Chipre. Sin embargo, he recorrido a Europa, por el Norte y por el Sur, me he movido más allá de los Urales; me he bañado en las frías aguas del río Dniepr o Dnipro, del Angará y del Moscú, paseado por el Península Ibérica y mojado los pies con las aguas del Cantábrico, del Mar Negro y del Báltico; mis plantas han pisado tantos países de Europa como el número de la perfección femenina. ¿Cómo no poder decir “Te amo”? Tan fácil, como tomarse de la mano y colocarla sobre el corazón, para decir, con un gesto: “Nuestra unión es cordial, entendida como de corazón” o "Yo te quiero, yo te amo, yo te deseo, aún, antes de que existiese la palabra" . No fue sólo corazón, aunque en VALS PARA KARLA se excede en parte, se le da gusto al lector, pues, al fin y al cabo, es una novela. Lo real es mucho más excitante, aunque menos condensado, mucho más con el paso del tiempo, con la reducción de las hormonas femeninas, que sirven de relax relativo en el plano sexual. Por cierto, los lectores se excitan leyendo VALS…, pero yo, en ningún momento, me excité, ni sufrí, no hubo dolor. Para mí, fue un período tan suave, tierno, sublime como aquella mano tomada y colocada sobre el corazón, nuestras cabezas sobre una misma almohada y la voz en una caricia oral a los sentidos. Mi vida no fue dolorosa, ni escribir la novela tampoco. o .

P: "Karolina’s Son" o "Son de Carolina". ¿Dos nombres parecidos o todavía no tiene nombre o queda el escoger?